La estadounidense Eli Lilly fue una de varias multis que resultaron víctimas de una serie de cuentas de Twitter «falsas» la semana pasada. Docenas de perfiles impostores surgieron después de que la plataforma permitiera comprar el tilde azul que identifica las cuentas genuinas pertenecientes a personas y marcas notables.

La noticia salió “out of the blue”, por así decirlo. La cuenta de Twitter @EliLillyandCo publicó: “Estamos emocionados por anunciar que la insulina ahora es free”. La cuenta tenía el signo azul con tilde, dando la impresión de que fuera una cuenta verificada de la empresa. Pero claramente la noticia no fue real

Resulta que @EliLillyandCo era una cuenta falsauna de las docenas, quizás hasta cientos de parodias que aparecieron en la red social que recién había permitido que cualquier persona podía comprar una tilde azul por u$s 8. La verdadera Eli Lilly, @LillyPad, trató de aclarar las cosas tuiteando: «Pedimos disculpas a los que han recibido un mensaje engañoso de una cuenta falsa de Lilly. Nuestra cuenta oficial de Twitter es @LillyPad”. 

Así surgieron varias personas que cuestionaron la corrección. “El tweet fue enviado a través de una cuenta verificada. ¿Nos estás mintiendo?,” una persona escribió. Incluso el presidente estadounidense Joe Biden, desde su cuenta real, porque también hubo un Biden falso, criticó la corrección, diciendo que en realidad Lilly debería pedir disculpas por el precio de la insulina.

Y resultó que tampoco hubo una sola cuenta falsa de Lilly. Pronto, otra cuenta empezó a burlarse de la disculpa ofrecida por la cuenta real. @LillyPadCo logró twittear: “Humalog ahora cuesta $ 400. Podemos hacer esto cuando queramos y no hay nada que puedas hacer al respecto. Chúpalo.”

Lilly se quejó a Twitter, pero tardó en conseguir la suspensión de las cuentas falsas, posiblemente porque Elon Musk, el nuevo dueño de la plataforma, había echado a la mitad de sus empleados. Como resultado, las cuentas falsas siguieron activas durante varias horas y el tweet sobre la insulina gratis fue replicado 1.500 veces.

Lilly no fue la única marca afectada. También aparecieron cuentas falsas de Nestlé, PepsiCo, Nintendo, Apple, Lockheed Martin, Chiquita y hasta de las empresas del propio Musk, Tesla y SpaceX. Individuos también sufrieron de la ola de impostores, incluyendo la estrella de la NBA LeBron James, los ex presidentes estadounidenses George W. Bush y Donald Trump además del presidente actual Joe Biden. Sin embargo, el caso de Lilly puede haber sido el más caro. El día después, el precio de sus acciones cayó un 4,37% o u$s 16,08 hasta u$s 352,30.

Según The Washington Post, Lilly ha detenido toda la publicidad en Twitter, una medida que podría costar a la plataforma «millones» de dólares, según la ex directora senior de comunicaciones del laboratorio, Amy O’Connor. Varias multis ya habían suspendido su publicidad después de que Musk se hiciera de la plataforma. A su vez, preocupaciones de que el nuevo dueño sería más permeable a conceptos de racismo y prejuicios provocó un éxodo de anunciantes, lo que incluyó a Pfizer, según Wall Street Journal. Ver artículo de WP. Ver artículo de WSJ.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre