Según Bloomberg, los suizos de Novartis están considerando vender sus unidades de respiratoria y de oftalmología. Sería otro gran cambio en una empresa que anunció una ola de despidos este año por su decisión de reunificar sus patas de Pharma y Oncología.

Ya fue un año con muchos cambios para los suizos de Novartis, y parece que todavía no terminaron. Después de anunciar la unificación de sus divisiones de Pharma y Oncología y el spin-off del negocio de genéricos Sandoz, ahora surge que está evaluando vender sus unidades de productos respiratorios y de oftalmología.

Citando a fuentes off familiarizadas con el asunto, Bloomberg informa que la compañía está buscando recaudar dinero para invertir en medicamentos de última generación. Agrega que la unidad de oftalmología por sí sola podría representar unos u$s 5.000 millones. Al respecto, la multi se negó a realizar comentarios. Ver Bloomberg.

La nota de Bloomberg dice que es probable que cualquier venta se inicie en el 2023, una vez que Novartis complete el proceso de escisión de Sandoz. En agosto, Novartis dijo que planeaba separar su unidad de genéricos para enfocarse en sus medicamentos patentados. Esto después de que la compañía escindiera Alcon, su negocio de cuidado de la visión en el 2019, y de que en noviembre del año pasado acordara vender una participación de casi un tercio en la suiza Roche. Ver Novartis anuncia spin-off, Sandoz

El producto de oftalmología más importante del grupo es Lucentis para tratar la degeneración macular en adultos mayores, y una facturación de €2.160 millones el año pasado. Novartis selló una asociación con Roche para este medicamento. Pero los ingresos de Lucentis están cayendo en picada porque ya hay muchas copias baratas. Mientras tanto, el producto de última generación para la degeneración macular, Beovu, no ha logrado ser un éxito comercial debido a las preocupaciones sobre los posibles efectos adversos.

Las ventas de productos respiratorios y para alergias del grupo suizo fueron de u$s 2.100 millones el año pasado, principalmente gracias a su producto para el asma Xolair, del que Roche también es socio. Las dos compañías también están escudriñando el producto como tratamiento para las alergias a los alimentos.

En junio, Novartis dijo que va despedir a alrededor de 8.000 de sus 108.000 empleados alrededor del mundo para intentar ahorrar u$s 1.000 millones. El laboratorio suizo pretende eliminar roles en toda la organización a efectos de reducir la duplicación de estructuras comerciales. Esto debido a la ya anunciada fusión de sus divisiones de oncología y productos farmacéuticos en una única unidad de medicamentos innovadores. Ver Novartis: viene la tijera para 8.000 empleos

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre