La Organización Panamericana de la Salud (OPS) inició este lunes en Washington D.C. la 60° reunión de su Consejo Directivo. Durante el acto de apertura, su director, Jarbas Barbosa, reflexionó sobre la recuperación pospandémica en las Américas y se comprometió a reforzar la acción a nivel de país para abordar las prioridades de salud regionales.

A casi un año de haber asumido como director de la OPS, el brasileño Jarbas Barbosa, dejó este lunes oficialmente inaugurada a la 60° reunión de su Consejo Directivo, que se celebra en Washington. Durante su discurso de apertura, anunció una nueva iniciativa cuyo objetivo es acelerar la incorporación de las enfermedades no transmisibles (ENT) en la atención primaria de salud. Ver Comunicado de Prensa.

Aunque «mis primeros días en el cargo han estado marcados por la urgencia de recuperarse de la pandemia y aplicar las lecciones aprendidas para fortalecer la OPS y los sistemas de salud de nuestra región», el impacto duradero de la COVID-19 es «solo una de las muchas prioridades sanitarias que debemos abordar«, afirmó Barbosa. Ver LinkedIn.

El riesgo de enfermedades prevenibles mediante vacunación sigue siendo alto, y los resultados en materia de salud materna, neonatal e infantil también deben mejorarse, subrayó el director. La creciente carga de enfermedades no transmisibles (ENT), incluidas los problemas de salud mental, y los efectos del cambio climático también suponen una grave amenaza para la salud y el bienestar en las Américas.

Sin embargo, a pesar de estos retos, «con demasiada frecuencia las organizaciones y las conversaciones a nivel global restan prioridad a América Latina y el Caribe«, consideró Barbosa. «En mi discurso de toma de posesión, esbocé cinco pilares para guiar el trabajo de la OPS bajo mi liderazgo. Hoy, me gustaría compartir los progresos que hemos hecho hasta ahora,” indicó.

En cuanto al primer pilar, ayudar a los Estados Miembros a poner fin a la pandemia en las Américas, si bien «la COVID-19 ya no es una emergencia, sigue siendo una prioridad de salud pública«, manifestó. Por lo tanto, es crucial «que recuperemos terreno en cuestiones con las que los países estaban luchando antes» de su llegada, en particular la vacunación y la mortalidad materna.

El segundo pilar, aplicar las lecciones aprendidas de la pandemia, se centra en la necesidad de aumentar la capacidad de producción de vacunas en América Latina y el Caribe, «para que nunca más seamos los últimos de la fila en una emergencia de salud pública«.

Durante su alocución, Barbosa destacó los esfuerzos para fortalecer la Plataforma Regional sobre Acceso e Innovación para Tecnologías Sanitarias de la OPS, para producir vacunas de ARNm en Brasil y Argentina, y subrayó la importancia de los mecanismos de adquisición de la organización, los Fondos Rotatorios Regionales, para que puedan «aumentar nuestra capacidad de acelerar el acceso a la innovación y apoyar la producción regional«.

Garantizar el acceso oportuno y equitativo a las innovaciones sanitarias para todos los países de la región, el tercer pilar, «es un área en la que debemos ser ambiciosos», destacó el doctor Barbosa, en particular dada la disponibilidad de nuevas herramientas, incluidos diagnósticos para el cáncer de cuello uterino y la profilaxis preexposición (PrEP) para el VIH.

«La rapidez con la que hacemos llegar las mejores herramientas de salud disponibles a todos los que las necesitan se traduce en vidas salvadas«, añadió.  En este sentido, anunció el relanzamiento -y la reimaginación– de la Iniciativa de Eliminación de la OPS«, un esfuerzo para terminar con más de 30 enfermedades transmisibles en las Américas para 2030.

Como parte del cuarto pilar, la creación de sistemas nacionales de salud resilientes basados en una sólida atención primaria, Barbosa anunció el lanzamiento de Mejor Atención para las ENT, una nueva iniciativa para acelerar la incorporación de las enfermedades no transmisibles en la atención primaria de salud.

La base del éxito de la organización es su capacidad para apoyar a sus Estados Miembros, consideró el director de la OPS, sobre el quinto pilar estratégico de su gestión. El 60º Consejo Directivo, que se celebra del 25 al 29 de septiembre de 2023, reúne a ministros de salud y altas autoridades de los países de las Américas para deliberar sobre políticas para fortalecer la salud.

Durante la semana, los delegados debatirán diversas estrategias, resoluciones y políticas dirigidas a fortalecer la fuerza de trabajo en salud de la región; prevenir y controlar las enfermedades no transmisibles en niños, adolescentes y jóvenes; y mejorar la salud mental y la prevención del suicidio tras la pandemia, entre otros temas.

El Consejo Directivo es uno de los órganos de gobierno de la OPS que reúne a las máximas autoridades de salud de las Américas para discutir y analizar políticas y establecer prioridades de cooperación técnica y colaboración entre los países.

Artículo anteriorDevolución IVA en perfumería, retail
Artículo siguienteFerring cortó cintas en Brasil
Foto del avatar
Periodista especializado en finanzas y mercado de capitales.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre