Los conflictos de Peressotti en Rosario comenzaron en enero de este año cuando robaron en una de sus farmacias y sus empleadas denunciaron amenazas.

El principal retailer rosarino de farmacias sigue adelante con su negocio en el sector minorista. Sin embargo, renunció a su banca en el concejo deliberante comunal después de que el concejal Arturo Gandolla denunciara amenazas.

Dicho sillón lo había conseguido en 2005 y tenía mandato hasta 2009.Según las grabaciones que Gandolla presentó ante la Justicia, el texto del mensaje en su celular díría: “cómo te la vas a agarrar con alguien que tiene 50 millones de dólares de patrimonio?”.

Los conflictos de Peressotti en Rosario comenzaron en enero de este año cuando robaron en una de sus farmacias y sus empleadas denunciaron amenazas.

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre