A toda mujer le llega ese momento indeseable. Es cuando un interlocutor casual le aplica el título de «señora«. Issue le encontró una vuelta de rosca poniéndose del lado de las mujeres reales.

A toda mujer le llega ese momento indeseable. Es cuando un interlocutor casual aplica el título de «señora«, en una etapa en la que ese mote no pasa ni cerca de su vida.

Pero Issue le encontró una vuelta de rosca y desde una investigación con pulso sociológico, resumió diferentes formas de reacción del todo espontáneas. Todas las situaciones se desarrollan en un contexto netamente urbano.

La primera joven rebautizada «señora» le responde a un “pelado” para así equiparar las calificaciones desubicadas. En otro caso, una mujer sale disparada cuando nota que un mozo la corre al grito de «¡señora!«, explicándole que fue ella quien olvidó su cartera.

Así, Issue se metió con mujeres reales y problemas genuinos para hablar de su línea de coloración. Con esta estrategia se separa por completo de L’Oréal quien siempre elige modelos glamorosas y poco cercanas con la mujer de todos los días.

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre