El impulso de Abbott está conducido por los mercados emergentes, y principalmente por su negocio de genéricos.

La norteamericana Abbott mostró hoy sus resultados finales del 2015. Ver press release.

El crecimiento de la compañía estuvo asentado en cuatro patas. Su negocio de genéricos con la “completa y exitosa” integración de la latina Recalcine, que adquirió en mayo de 2014. Sumó además a la rusa Veropharm. Ver artículo.

abbottinterna2

Respecto de su pata de de Nutrición la compañía dijo que introdujo en el mercado variadas fórmulas infantiles, a la vez que continúa con la expansión de la categoría  de nutrición para adultos.

A su vez, su unidad de Diagnóstico avanza a paso firme tanto en los mercados emergentes como en los países  desarrollados.

Los mercados emergentes sin dudas fueron claves para Abbott y le están dando un fuerte impulso. El crecimiento allí está conducido por el negocio de los genéricos.

No es menor recordar la alta exposición que tiene Abbott en la Argentina, donde heredó siete plantas de producción desde la chilena Recalcine.  Resalta la moderna de Oncología ubicada en el parque industrial de Pilar.

También tiene otras en Pompeya, Liniers, Florencio Varela, Quilmes, y dos que pertenecían a la ex Atlas. El número uno del negocio de productos establecidos a nivel local es Alejandro Wellisch.

abbottinterna1

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre