Con una inversión de u$s 150 millones, la norteamericana Abbott construirá nuevas instalaciones en Querétaro, México, para reforzar su portafolio de electrofisiología. En el site, que será inaugurado a fines de 2024, se fabricarán dispositivos médicos para diagnosticar y tratar afecciones de ritmo cardíaco anormal como la fibrilación auricular (FibA).

Presente en el país desde 1934, la estadounidense Abbott quiere redoblar su actividad en México. La multi que conduce Robert Ford anunció la construcción de una planta en Querétaro, donde fabricará dispositivos médicos para auxiliar en el diagnóstico y tratamiento de pacientes con afecciones de ritmo cardíaco anormal que, si no se tratan, pueden afectar la calidad de vida y aumentar el riesgo futuro de complicaciones como accidentes cerebrovasculares o insuficiencia cardíaca.

Directivos de la filial azteca se reunieron con el gobernador del estado, Mauricio Kuri González para brindar detalles del proyecto. En el nuevo complejo de  23.000m², que incluye terrenos que podrían albergar una futura expansión si fuera necesario, el laboratorio tiene previsto invertir unos u$s 150 millones. Ver Press Release.

La responsable del proyecto en Querétaro, Laura Espinoza, detalló que está previsto que las obras concluyan a finales del 2024. De forma inicial, Abbott empleará a 400 colaboradores en el estado, con potencial de llegar a más de 1.200 personas en la medida en que aumenten las operaciones.

El vicepresidente senior del negocio de Electrofisiología de la multi, Uri Yaron, precisó que la nueva planta se sumará a las instalaciones que actualmente operan en Estados Unidos y en Costa Rica.  La nueva planta inicialmente fabricará los catéteres de mapeo y administración de Abbott utilizados en los procedimientos de ablación para los pacientes que luchan contra ritmos cardíacos anormales.

En el anuncio de inversión, el gobernador estuvo acompañado por el secretario de Desarrollo Sustentable, Marco Antonio Del Prete Tercero. También estuvieron presentes, entre otros, las secretarias del Trabajo, Liliana San Martín; y de Salud, Martina Pérez Rendón y directivos del Grupo Abbott.

Artículo anteriorCOFESA con norte en la salud pública
Artículo siguienteBiosidus celebra sus 40 y mira el futuro
Foto del avatar
Periodista especializado en finanzas y mercado de capitales.

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre