El mercado de las rasuradoras viene en caída en la Argentina. Aunque las mujeres son quienes lo mantienen a flote. Los datos locales reflejan un consumo anual del 4,09 unidades per cápita.

Las rasuradoras no forman parte del Índice de Precios al Consumidor –IPC– que mide mensualmente el INDEC. Sin embargo se trata de un producto muy utilizado en los hogares argentinos. Ver publicación.

Según los últimos datos disponibles de la consultora Nielsen -y relevados por el diario La Nación– se comercializan en el país alrededor de 180 millones, lo que arroja un consumo per cápita de 4,09 por año. De esa cifra, el 88% de las ventas resulta de las afeitadoras desechables mientras que el 12% restante responde a las llamadas «sistemas» con repuestos.

El mercado local de rasuradoras está liderado por Gillette, de la norteamericana P&G. También suma una participación menor BIC y más atrás figura la marca Schick, de la norteamericana Edgewell y distribuida en la Argentina por Buhl.

Sobre esta categoría hay algunos datos interesantes que reflejar. El consumo en el segmento femenino es el que se está mostrando más dinámico. Según la consultora, creció un 14% en los últimos cuatro años. Aunque la categoría en su conjunto registró en lo que va del 2018 una contracción del -3.6% en ventas. Nielsen puntualizó que los sistemas con repuestos cayeron un -10%, mientras que las desechables lo hicieron un -3%.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre