Una cosmética quedó acéfala. Desvincularon al responsable local. La planta argentina está sintiendo los efectos de la recesión e incluso analizan su cierre.

Alvaro Rivera D’Checo, terminó su ciclo en el país como gerente general de la italiana de cosméticos Alfaparf. Fue después de un año y medio en que llegó el propio Roberto Franchina, titular de la compañía, al país.

El propietario de la empresa europea de coloración, vino en persona la semana pasada a comunicarle a D’Checo que la empresa está barajando y dando de nuevo.

El propio CEO global se tomó un avión hacia la Argentina, para comunicarle esta decisión a la cúpula local de la compañía.

Aunque no fue el único recorte oficial realizado por la compañía. Desde la casa matriz se decidió también ponerle punto final al mandato de Martín Ortiz Peñaloza, quien ocupaba el sillón de gerente de Recursos Humanos.

La firma no se las está viendo fáciles en la Argentina. Tiene cerca de 150 empleados en su filial local, en cuya planta de Garín se fabrican tinturas, champúes, cremas de enjuagues y ampollas. En definitiva formas líquidas y semisólidas, cuya producción se destina principalmente al mercado interno, el 80%, y el 20% restante a los mercados externos.

En su site local se manufactura la línea Alta Moda, que se comercializa en los canales de farmacias y perfumerías. Y la línea Alfaparf que se distribuye en peluquerías.

alfaparfriveradcheco3

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre