La industria farmacéutica está cuasi paralizada en la Argentina. Y no es por la crisis global.

Sucede que los profesionales del organismo regulador del sector –(www.anmat.gov.ar)- han establecido un paro por tiempo indeterminado desde hace un mes. Y antes de esta medida, habían iniciado paros parciales, desde septiembre.

¿Las repercusiones de este reclamo? Los laboratorios tienen un pie puesto sobre los trámites claves que son necesarios para comercializar sus productos, ya que necesitan el visto bueno del organismo.

Entonces, puertas adentro, las firmas que tienen planta de producción local –tanto nacionales como internacionales-, están realmente en problemas.

Por caso, cualquier empresa que tenga previsto un lanzamiento para marzo próximo, ya debería contar con el certificado correspondiente. Por lo cual, por si faltaran elementos para sumar a la crisis, nadie puede cerrar sus planes de negocios de cara al 2009.

Sucede que debido al paro llevado adelante por los profesionales del INAME, no se están emitiendo los certificados ni se están inspeccionando los “primeros lotes”, lo que resulta fundamental para poner iniciar la comercalización de medicamentos.

Y como si esto fuera poco, la medida sindical también está esmerilando las exportaciones.  En el sector, creen que esto es un verdadero dislate, ya que “si conseguís exportar, -vaya contradicción- por un lado el Gobierno sale a conquistar mercados y por el otro cuando desde aquí hacemos el trabajo de conseguir el cliente, convenir el precio y cerrar la operación, el Estado te frena todo”, según dijo una alta fuente de la industria a este medio.

Las Cámaras del sector están trabajando para destrabar el conflicto y mientras algunos se muestran optimistas, la gran mayoría está viendo seriamente afectada su operación.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre