La publicidad en redes sociales le está matando el punto a la publicidad tradicional. Por eso, en Colombia, la superintendencia de Industria y Comercio salió a regular la actividad y a poner los puntos sobre las íes tanto a las empresas como a los influencers.

Los contenidos de marcas en las redes sociales abundan y la tendencia crece en toda la región. Es así que la superintendencia de Industria y Comercio de Colombia lanzó una guía de buenas prácticas en la publicidad a través de influencers para evitar las publicaciones engañosas. Ver guía.

Con esta iniciativa las autoridades colombianas explican que buscan proteger a los consumidores en la era digital, luego de evidenciarse el papel que juegan los influencers al orientar la toma de decisiones de sus seguidores.

El documento publicado por el organismo colombiano considera que la omisión de que se trata de un contenido pago resta transparencia de cara a la decisión de consumo. Por eso, la guía tiene como finalidad orientar a los anunciantes e influencers involucrados en esta actividad comercial, de manera que se adopten políticas de autorregulación que se ajusten a lo establecido en la Ley 1480 de 2011 y demás normas concordantes. Ver ley 1480.

Las recomendaciones para los influencers son: identificar cuándo hay una relación comercial con un anunciante; exigirle a la empresa o a la agencia que contrata sus servicios que indique cuáles son los lineamientos a fin de identificar el mensaje como publicidad; abstenerse de realizar publicidad cuando la firma le sugiera ocultar la naturaleza comercial; y no disfrazar un mensaje publicitario como si fuera espontáneo.

En tanto, para los anunciantes las sugerencias están en la misma línea. Les piden cerciorarse de que los mensajes comerciales emitidos en su nombre sean identificados claramente como publicidad; así como difundir la Guía de Buenas Prácticas a través de influencers y darlas a conocer a quienes contrata para la creación, elaboración, emisión y difusión de mensajes publicitarios. También les solicitan revisar periódicamente los comentarios y reseñas de los consumidores que constituyen la audiencia del influenciador.

En la Argentina ya se está constituyendo en un caso que da que hablar el de las celebrities que promocionan productos para cuidar el pelo y controlar el peso. Así, en diferentes programas de la televisión abierta, se camufla -como si fuera un anuncio espontáneo- un PNT. En el país, hay una iniciativa en marcha para que también esta actividad cuente con un marco ético y legal. Ver artículo. Ver proyecto parlamentario.

 

Quelat con publicidad engañosa

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre