Las compañías que participan de la categoría de Baby Food en la Argentina están poniéndose de acuerdo para fundar y dar forma a la Cámara que las agrupe en el país. Serían de la partida la megacompañía suiza Nestlé; Nutricia Bagó; la local Sancor; Pfizer –que a través de su adquirida Wyeth sumó a S-26; Abbott; y Mead Johnson –la unidad de nutricionales antes parte de BMS-.

Las compañías que participan de la categoría de Baby Food en la Argentina están poniéndose de acuerdo para fundar y dar forma a la Cámara que las agrupe en el país.

Serían de la partida la megacompañía suiza Nestlé; Nutricia Bagó; la local Sancor; Pfizer –que a través de su adquirida Wyeth sumó a S-26; Abbott; y Mead Johnson –la unidad de nutricionales antes parte de BMS-. Ver sitio Nestlé. Ver sitio Nutricia Bagó. Ver sitio Sancor. Ver sitio Pfizer. Ver sitio Abbott. Ver sitio Mead Johnson.

Así, se proponen interactuar en conjunto detrás de objetivos comunes. Sucede que el consumo de este tipo de productos está en franca línea ascendente, a la vez que debe atenerse a exigentes normativas regulatorias.

Desde esta organización se plantearían diferentes aristas de trabajo. Entre ellas, divulgar a los públicos especializados, que existen fórmulas a medida en el caso de que los lactantes presenten alguna patología específica, o cuando la madre no puede amamantar por razones de diversa índole.

A esta altura además, está fuera de discusión que la leche materna es la primera opción, siendo el alimento número uno para los bebés y niños.

El IMS describe un dato que no es menor. Los alimentos infantiles con una facturación de $22.5 millones, han sido la tercera categoría terapéutica más vendida detrás de los analgésicos no narcóticos y los antirreumáticos no esteroides durante 2009.

Esta clase de productos están regulados por la ANMAT y deben seguir las estrictas especificaciones del Código Alimentario Argentino.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre