La pandemia del coronavirus agudizó el desfasaje financiero de los prestadores de salud privados de la provincia de Córdoba. De acuerdo a un estudio de la Fundación Mediterránea, en los últimos dos años los ingresos subieron un 67% frente al ascenso de los costos.

El sistema privado de salud de la provincia de Córdoba sigue sin poder dejar atrás el rojo que presenta desde hace un par de años. Según un informe de la Fundación Mediterránea, durante el 2020 los ingresos continuaron rezagados en relación a las erogaciones. Ver informe.

Para el think tank, la pandemia tuvo un impacto innegable en el sistema sanitario privado de la provincia, “exacerbando la amenaza de colapso financiero”. El shock del COVID-19 significó un acontecimiento desestabilizador de la actividad hospitalaria, constituyendo un obstáculo adicional a la crisis que ya existía previamente, destacó a modo de conclusión el reporte.

De acuerdo al estudio, en el primer trimestre de 2020 las erogaciones de las clínicas cordobesas experimentaron un aumento interanual del 62,9%, cuando los ingresos lo hicieron sólo un 35,2%. En el período abril-mayo, el dinero que llegó a las arcas del sistema privado subió 24,8% interanual, mientras que los gastos se dispararon al 42,6%.

En el tercer trimestre del año, la brecha se redujo significativamente. Los egresos ascendieron 17,5% mientras que la facturación creció 16,2%. Recién en el cuarto trimestre el índice de Ingresos que elabora la Fundación Mediterránea subió más que el de Costos15,3% versus 12,1%-. El leve saldo positivo no alcanzó para borrar el fuerte déficit acumulado en los nueve primeros meses.

El Instituto destacó que el déficit que presentaron los prestadores privados cordobeses en 2020 no se debe exclusivamente a la pandemia del coronavirus sino a un proceso que viene de arrastre.

Si se computa la variación acumulada entre 2018 y 2020, al cuarto trimestre del año pasado el índice de Ingresos registró una suba acumulada del 97%, versus el 145% que lo hizo el de Costos. Según el estudio, en los últimos dos años la facturación de los prestadores privados de salud locales subió un 67% frente a lo que lo hicieron sus gastos.

Los prestadores privados de salud representan aproximadamente un 50% de las instituciones sanitarias de Córdoba. En conjunto, atienden a más de la mitad de la población de la provincia.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre