En este fin de semana largo, el foco está puesto en el turismo y en el aumento en los precios de la carne. Mientras tanto, los cambios en el retail y en el consumo impactan en el desempeño de la economía.

Por el fin de semana largo, el Gobierno prevé que cerca de 3 millones de turistas argentinos se movilicen a lo largo y ancho del país. En Infobae se dio a conocer que, de cumplirse dicha estimación, la cifra se traduciría en un 20% más de lo registrado en 2018 y 2019 para las mismas fechas. Además, las provincias argentinas confirmaron reservas que, en algunos casos pueden superar el 90% de ocupación. Ver artículo Infobae.

En tanto, y solo por el finde habrá un congelamiento para el precio de la carne. En una nota firmada por Francisco Jueguen en La Nación, se afirma que el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, cerró un poco ortodoxo acuerdo con las cadenas de supermercados nucleadas en la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) para tal propósito. La medida responde a las fuertes subas del precio de la hacienda que se trasladarían a las carnicerías. Ver artículo La Nación.

Las empresas minoristas no la tienen fácil. Después del «Caso Garbarino«, otra compañía de retail enfrenta serios problemas financieros. Según informó Patricio Eleisegui en IProfesional, la especializada Ribeiro transita un concurso preventivo, debe millones y acumula casi mil cheques rechazados. Con este marco el futuro de la cadena de electrodomésticos se presenta incierto ante la falta de nuevos socios que inyecten capital. Ver artículo IProfesional.

Por su parte, las criptomonedas siguen ganando protagonismo. A partir de una nota de Federico McDougall, IProup dio a conocer que Argentina ya se ubica en el top ten de países que más usan la divisa virtual y se lista segundo en la región. El sostenido avance del mercado cripto encuentra sus razones en una inflación endémica, una moneda muy débil y sucesivas trabas al tipo de cambio. Ver artículo IProup.

Por último, el PAMI reconfiguró su red de prestadores y en Clarín se da cuenta del proceso. Pablo Sigal detalló en un artículo, que bajo el nuevo criterio se dieron de baja centros donde se realizan estudios e intervenciones cardiovasculares de alta complejidad. Estas modificaciones implican una redistribución y reducción de los lugares que brindan determinados tratamientos en algunas zonas del país. Ver artículo Clarín.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre