El laboratorio nacional Craveri está poniendo un pie en la Bioingeniería. Será a través de una iniciativa que de alguna forma le da continuidad al proyecto encarado en 2002 cuando desarrolló piel artificial.

En el año 2002 el nacional Craveri había apostado por la Bioingeniería a través del desarrollo de piel artificial. Y ahora se sube a la era tech para poner el foco en la carne cultivada.

Se trata de una iniciativa que de alguna forma le da continuidad a ese proyecto, y que depende de la división de Bioingeniería comandada por Laura Correa.

La firma brindará los detalles de este nuevo negocio la próxima semana en una reunión para la que convocó a la prensa especializada. Allí se dará a conocer el proceso productivo de la «carne in vitro».

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre