El laboratorio alemán Boehringer Ingelheim salió a diferenciarse de los yogures con su nueva campaña regional para su marca de laxantes Dulcolax.

El laboratorio Boehringer Ingelheim puso un stop y salió a diferenciarse.

Con su nueva campaña regional salió a desmarcarse de los yogures para recuperar terreno, a la vez que ejercer docencia sobre el consumidor, explicando la real función de un laxante. Ver sitio 

Así, presentó un corto dividido en actos. En el primero la protagonista ingiere cereales y frutas; en el segundo consume yogur y por último recurre al ejercicio físico. Después de todo este esfuerzo, vislumbra que la solución a la constipación se logra a través de un laxante.

La campaña dispara directamente al corazón de los yogures que se promocionan como laxantes, como es el caso de Activia de Danone, por ejemplo.

Si bien la campaña de Boehringer está disparando de forma directa al corazón de los yogures que se promocionan como laxantes, los ejecutivos de Argentina liderados por Pilar Cozzo, decidieron bajarle el tono a la controversia.

Sus pares de Brasil, sin embargo, eligieron un tono mucho más duro para plantear este dilema, que a esta altura es global y eleva la confrontación entre farmacéuticas y lácteas.

En Argentina, los consumidores han visto promocionarse a Activia de Danone como un producto que ayuda en el “tránsito lento”. Así, los estudios de mercado de las farmacéuticas muestran que los pacientes recurren al médico para consultar sobre el tratamiento con este tipo de alimento, que lleva el sello del grupo francés.

Las mujeres consideran al “tránsito lento”, como un paso previo a la constipación y para ello, se autoindican Activia. El último y reciente comercial de Activia en la Argentina muestra a la actriz Georgina Barbarrosa invitando a “no acumular”. La protagonista  sugiere que en este caso el yogur se convierte en una gran ayuda. Ver video 2010

Meses antes, Danone había elegido cambiar el tono estableciendo una pregunta al televidente: ¿te hace bien? O ¿te gusta?. Así, dejaba la libertad al consumidor para que opte por la mejor respuesta al tiempo que deslindaba responsabilidades frente a la autoridad regulatoria.

Dulcolax es uno de los laxantes líderes en Argentina, categoría que factura $140,5 millones (u$s 36.9 mill) año según el IMS -considerando prescriptivos y OTC-. También compiten las marcas Agarol de Elea, Rapilax de Merck Serono, Laxiruela de Garden House, entre otros.

u$s 1 = $3,80

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre