Después del anuncio del gobierno de Joe Biden de un plan para permitir que el sistema de salud público de Estados Unidos negocie los precios de los medicamentos, los laboratorios salieron con los tapones de punta. Las compañías miembro de la principal asociación del sector de farma publicaron una carta abierta y lanzaron una campaña de publicidad en contra de la posible reforma.

Los laboratorios encendieron las alarmas en los Estados Unidos. Las compañías de farma, nucleadas en la Pharmaceutical Research and Manufacturers of America (PhRMA), abrieron un frente contra las posibles reformas que propone el gobierno de Joe Biden y que apuntan a bajar los costos de los medicamentos. Por caso, el plan permitiría que el sistema de salud público, Medicare, negocie los niveles de precios.

En una carta abierta al Congreso, los principales referentes del sector, consignaron que la propuesta «amenazaría el acceso de los pacientes a los medicamentos y sacrificaría los avances médicos futuros«. El documento llevó la firma, de los CEOs Richard Gonzalez de AbbVie; Giovanni Caforio de Bristol Myers Squibb; Michel Vounatsos de Biogen; Emma Walmsley de GlaxoSmithKline; Albert Bourla de Pfizer; y David Ricks de Eli Lilly, entre otros.

La misiva expresa: “Estados Unidos ha alimentado un sólido ecosistema de investigación y desarrollo que es la envidia del mundo. Desafortunadamente, nuestra capacidad para seguir siendo líderes mundiales en innovación y atención al paciente está siendo atacada”. Y agrega: «Estamos de acuerdo con los líderes de Washington en que los estadounidenses necesitan ayuda con sus costos de atención médica, pero estos peligrosos experimentos de política no son la respuesta.» Ver carta.

A su vez, la PhRMA -la cámara industrial de ese país- está lanzando una campaña publicitaria en contra de las propuestas. El anuncio afirma: «Los políticos dicen que quieren negociar los precios de los medicamentos en Medicare. Pero no se equivoquen: lo que los políticos quieren decir es que ellos decidirán qué medicamentos pueden y no obtener«. Ver spot publicitario.

Los laboratorios y la PhRMA se han resistido durante mucho tiempo a las iniciativas del gobierno que buscan reducir los precios. Argumentan que la medida dañaría los incentivos para investigación y desarrollo. Ahora además se apoyan en la respuesta de la industria ante el COVID-19 como evidencia de que Washington debería seguir priorizando la innovación. Ver artículo en The Hill.

En la carta los ejecutivos advierten, por caso, que una de las propuestas del gobierno recortaría en una década u$s1.5 millones de millones a las compañías enfocadas en R&D. Dicen además que esto provocaría una reducción de al menos el 90% en la cantidad de nuevos medicamentos desarrollados por biotechs emergentes.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre