La Cumbre de Salud Global del G20 se llevó a cabo en Villa Pamphilj en Roma. El evento, organizado por la Presidencia italiana del G20 en colaboración con la Comisión Europea, puso sobre la mesa el tema de las patentes, aunque las mismas no llegaron a la declaración final por convertirse en un tema muy espinoso. El mecanismo COVAX y el acuerdo ADPIC, también estuvieron en la agenda.

El G20, el grupo de los 20 países más ricos, decidió no respaldar la propuesta de acordar una exención temporal de patentes para las vacunas COVID-19. En cambio pide que los laboratorios compartan licencias de forma voluntaria.

La Declaración de Roma, que fue dada a conocer el viernes, pide «acuerdos de licencia voluntaria de propiedad intelectual«. Además, el texto final diluye compromisos anteriores sobre el suministro de fondos para la Organización Mundial de la Salud. Ver declaración.

Los líderes del G20 y otros estados se reunieron en Roma el viernes 21 de mayo para la Cumbre de Salud Global, uno de los eventos más importantes del año para coordinar acciones globales contra la pandemia de COVID-19. Sin embargo, las divisiones entre los países sobre la renuncia a los derechos de propiedad intelectual no permitieron que la exención de patentes entrara en la declaración. Ver Press Release.

A principios de mayo, la administración de Joe Biden en Estados Unidos se unió a India, Sudáfrica y varios países en desarrollo para pedir una exención temporal de patentes para las vacunas COVID-19 con la esperanza de que impulsaría la producción y permitiría una distribución más justa. Argentina también apoyó la medida ante la Organización Mundial del Comercio (OMC). Ver artículo. Ver artículo.

La respuesta del sector de farma no se hizo esperar. La industria advirtió que la suspensión de patentes no ayudaría a aumentar el acceso a patentes entre los países más pobres. El CEO de Pfizer, Albert Bourla, hasta publicó el texto de una carta enviada a sus empleados. Ver artículo.

La Unión Europea y países productores de vacunas como Alemania también plantearon dudas. Aseveraron que la eliminación de las restricciones de exportación de Estados Unidos sobre las materias primas de las vacunas, la transferencia de conocimientos y la cooperación voluntaria entre los fabricantes garantizarían un aumento mucho más rápido de la producción mundial. Ver artículo de AP

Como resultado los líderes del G20 se pusieron de acuerdo en «la puesta en común de patentes» (patent pooling), una medida menos radical, a fin de promover la puesta en común de datos, aunque sin llegar a suspender las patentes. En la Declaración de Roma, los líderes del G20 se comprometieron a promover «las licencias voluntarias, la transferencia de tecnología y conocimiento y la puesta en común de patentes».

Bajo esta iniciativa, los laboratorios comparten voluntariamente las licencias para la fabricación de sus productos en las naciones más pobres. Es una modalidad que ya se ha utilizado en la creación de fondos comunes para facilitar el acceso a los medicamentos contra el VIH en África.

El texto de la declaración dice: «Las opciones a corto plazo incluyen: compartir productos existentes, incluidas las vacunas a través del COVAX; diversificar la capacidad de producción; identificar y abordar los cuellos de botella en la producción; facilitar el comercio y la transparencia en toda la cadena de valor.»

Asimismo agrega: «Promover una mayor eficiencia en el uso de las capacidades y la distribución mundial mediante la cooperación y la expansión de las capacidades existentes, incluso trabajando de manera coherente dentro del ADPIC -Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio- y la Declaración de Doha de 2001 sobre el Acuerdo ADPIC y la salud pública; y promover el uso de herramientas como los acuerdos de licencia voluntaria de propiedad intelectual, la transferencia voluntaria de tecnología y conocimientos técnicos y la puesta en común de patentes en condiciones mutuamente acordadas.»

Más allá de las patentes, los líderes reafirmaron su apoyo al ACT Accelerator, el plan de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para acelerar el acceso a tratamientos y herramientas para aliviar la pandemia, pero se abstuvieron de comprometerse claramente a financiarlo por completo.

Dentro del marco de la cumbre, Pfizer, BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson se comprometieron a entregar 3.5 mil millones de dosis de vacunas COVID este año y el próximo, al costo o con descuentos para los países de bajos ingresos. Ver artículo de Yahoo News.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, participó de la cumbre mediante videoconferencia, acompañado por el canciller Felipe Solá y la ministra de Salud de la Nación, Carla VizzottiVer artículo.

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre