En L’Oréal Argentina, la protagonista fue la tijera. La filial achicó su plantel, del que desvinculó a cerca de 95 personas, sobre un total de 490 colaboradores.

La francesa de belleza L’Oréal decidió darle un refresh a su operación en la Argentina. Aunque esta vez no echó mano a sus líneas antiage ni a sus tratamientos de cuidado.

En esta operación, la protagonista fue en cambio, la tijera que determinó achicar su plantel, del que desvinculó a cerca de 95 personas, sobre un total de 490 colaboradores. De modo que escritorio de por medio, se nota la falta de algún colega en las oficinas sobre la calle Juramento, donde está reduciendo cerca de un 20% la dotación.

El primer indicio del recorte fue dado en 2014, cuando la firma cerró su emblemática Maison Lancôme en el país, la única que tenía en América Latina.

El tijeretazo lleva la firma de su flamante número uno, el brasileño Marcelo Zimet, que llegó al país hace un semestre, y de la gerente de Recursos Humanos Alejandra Varela Albieni, quien forma parte de la compañía desde diciembre del 2002.

Si bien la corporación no precisó los motivos de este achique, Pharmabiz pudo saber por diferentes fuentes del mercado que la filial local -como todas las multis- se enfrenta a la limitación para girar divisas a su casa matriz.

Entonces la firma decidió comercializar en el país sólo lo que es capaz de girar. Según información obtenida de fuentes confiables del mercado, que no pudo ser chequeada con la compañía, los franceses necesitan u$s 8 millones mensuales para importar mercadería. Pero sólo consiguen autorización para girar u$s 4 millones. Por lo cual, la idea es limitarse a comprar sólo lo que son capaces de pagar.

Pharmabiz consultó a sus voceros oficiales pero desde L’Oréal desestimaron dar precisiones. Aunque su Jefe de Comunicación Corporativa, Eleonora Kaplan, explicó que le otorgarán a los desvinculados una compensación superior a la establecida por ley.

Según pudo conocer este medio, los empleados se retiran con el doble de la indemnización exigida. Esta determinación fue tomada en función de la limitación de girar divisas al exterior.

Se sabe que las compañías están tomando diferentes decisiones tales como adquirir inmuebles, o montar líneas de producción. En este caso, L’Oréal está invirtiendo en indemnizar a sus empleados y con ello obtiene el beneficio de agilizar su estructura y achicar costos de cara al futuro.

Kaplan dijo asimismo, que «la compañía modernizará su centro distribución, ubicado en Garín, incrementará en casi un 50% el volumen de producción local para sustituir por completo las importaciones de sus productos capilares y de coloración, al mismo tiempo que comenzará a exportar productos a otros mercados del Cono Sur«.

No es menor recordar que mucho antes, en el 2001 L’Oréal había cerrado su planta de manufactura en la Argentina. Ver artículo.

Hay varios datos que están en línea con este achique. El primer indicio del recorte fue dado en 2014, cuando la firma cerró su emblemática Maison Lancôme en el país, la única que tenía en América Latina. La primicia había sido dada en exclusiva por Pharmabiz y luego replicada por medios periodísticos como El CronistaÁmbito Financiero. Ver artículo.

Otro de los ajustes de tuerca estuvo dado por la discontinuidad de la marca de lujo Helena Rubinstein, la que no está en el mercado hace cerca de dos años.

La compañía en simultáneo sigue invirtiendo en mega figuras locales tales como Luisana Lopilato y Araceli González,  que son la proa de sus continuos lanzamientos. Con esta última, incluso, iniciará una nueva campaña, para su unidad de negocio masivo en donde resaltan sus marcas Maybelline y Elvive. La empresa tampoco descuida su mega inversión publicitaria que prolifera en los medios masivos de belleza.

Los telegramas

En el paquete de desvinculados según lo que pudo recabar Pharmabiz, figura Martín Cascardo, quien ocupaba el sillón de director Comercial de la división de Cosmética Activa, negocio que lleva las marcas Vichy y La Roche Posay, de venta exclusiva en farmacias. Cascardo formaba parte de la compañía desde hace 20 años.

De Cosmética Activa también salió Paula Gutierrez Neri, directora de Marketing de la marca La Roche Posay; y Natalia Zunino, responsable de Formación Científica de Vichy.

Mientras tanto, de la división de Lujo recortaron a Marcela Pittaluga, gerente de Marketing de las marcas Biotherm y Kiehl’s; y Gonzalo Medel, quien ejercía la función de gerente de Control de Gestión y Presupuesto. En esta división están además de las mencionadas, las etiquetas YSL, Armani, Ralph Lauren, Cacharel y Viktor & Rolf.

En la línea de fuego también pasaron la tijera por el ejército de Key Account Managers que atendían a minoristas y a distribuidores de los diferentes canales de comercialización.

Y mientras sus resultados en la Argentina no están en su apogeo, en Brasil la compañía brilla, tal como lo declara su reporte anual de resultados 2014. Recientemente, incluso L’Oréal cerró la adquisición de Niely, la ex empresa brasileña de coloración capilar.

El primer medio que alertó sobre este recorte fue D:biz, conducido por el periodista Claudio Destéfano.

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre