Después de varias marchas y contramarchas, la norteamericana MSD logró reunir suficientes acciones para cerrar la compra de Acceleron por $ 11.5 mil millones. Esto a pesar de las trabas que pusieron diferentes inversores activistas que intentaron minar el deal. Ahora tomará el control total de la empresa.

El camino no fue sencillo pero la norteamericana Merck Sharp & Dohme finalmente logró sortear las piedras que pusieron durante el proceso varios inversores activistas en pos de comprar a su connacional Acceleron.

La multi anunció que se hizo del 63,3% de las acciones en circulación de la empresa biotecnológica, más del 50% que necesitaba para ponerle un moño a la compra. Ver Press Release

Conocida como Merck en Estados Unidos, MSD cerró un acuerdo para la adquisición de u$s 11.5 mil millones a finales de septiembre. Sin embargo varios inversores de Acceleron, que desarrolla tratamientos para enfermedades pulmonares y sanguíneas, intentaron bloquear el deal, argumentando que la empresa valía mucho más.

MSD tuvo que extender su oferta dos veces mientras luchaba contra varios inversores. Los fondos Avoro Capital y Darwin Global fueron los más firmes en su rechazo, creando un obstáculo grande para la empresa a pesar de ganar el visto bueno del regulador antimonopolio estadounidense, la Comisión Federal de Comercio (FTC). Después Holocene Advisors, y Farallon Capital Management también se sumaron a la oposición en contra del deal. Ver “Inversor de Acceleron tacklea deal de MSD.” Ver “Accionistas minan deal: Acceleron con MSD”

Los inversores opinaban que la oferta de u$s 180 por acción subestimó significativamente a Acceleron y emitieron cartas abiertas pidiendo que los otros inversores no ofrecieran sus acciones. El objetivo era esperar hasta después de los resultados del estudio de fase III de sotatercept, el candidato de Acceleron para la hipertensión arterial pulmonar (HAP) que es la joya de la corona que MSD acaba de obtener.

La demora provocada por el enfrentamiento causó el retraso en la compra, con el resultado de que MSD se vio obligada a volver a presentar su notificación de la fusión a la FTC a principios de noviembre. La compañía reprogramó la fecha límite de la oferta pública hasta el jueves 18 y después al viernes 19 de noviembre.

Creada en 2003 y con sede en Cambridge, Massachusetts, Acceleron desarrolló Reblozyl, un medicamento que sumará MSD y que está indicado para tratar la anemia en determinadas personas con enfermedades raras. El producto, que la biofarmacéutica comercializa a través de una colaboración global con BMS, está aprobado en Estados Unidos, Canadá, Europa y Australia

Pero el gran blanco de la adquisición fue sotatercept, un modulador de la señalización de TGF-beta, que sería el primer tratamiento en su clase para abordar la enfermedad HAP subyacente y que podría expandirse a otras indicaciones de hipertensión pulmonar.

BMS, que poseía una participación del 11.5% en las acciones de Acceleron, también había mostrado interés en comprar la empresa pero desistió de avanzar y señaló que vendería sus acciones a MSD. Ver artículo WSJ.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre