El XXIII Congreso argentino e internacional de Oncología Clínica se realizó la semana pasada en Buenos Aires. El evento reunió a las compañías claves que batallan dentro del negocio. Resaltaron las multis Roche, Pfizer, y Servier, entre otras.

El XXIII Congreso argentino e internacional de Oncología Clínica se llevó a cabo la semana pasada en el Hotel Hilton de Buenos Aires. El encuentro reunió a las compañías claves que pujan dentro del negocio de Oncología. Ver sitio

En esta edición se hicieron presentes varias multinacionales. Por caso, la suiza Roche desplegó su diversificada cartera. Resaltan, por caso, MabThera, indicado para tratar el linfoma no-Hodgkin; su antineoplásico Perjeta; y Avastin, para cáncer de colo-rectal metastásico.

Otra empresa que montó su stand fue la norteamericana Pfizer, que puso en primer plano a Ibrance, para cáncer de mama; a Sutent e Inlyta, ambos indicados para cáncer renal; y a Xalkori, para cáncer de pulmón. También dijeron presente los franceses de Servier, liderados por su CEO Agustín Lescovich. La compañía puso toda su artillería en su producto estrella Lonsurf, indicado para cáncer de colon.

En el ala de las nacionales la que hizo bulla fue Elea. Expuso a su portafolio oncológico integrado por Bevax, para cáncer colo-rectal metastásico; y por Novex, un medicamento que apunta a tratar el linfoma no-Hodgkin. Además asistió Biosidus, que se plantó con su equipo de ventas. La firma le puso la proa a su biosimilar Osteofortil.

Mientras tanto, la británica AstraZeneca, que tiene su equipo de Oncología a media asta no quiso estar ausente. La empresa hizo foco en Tagrisso, para cáncer de pulmón avanzado; y en Lynparza, para cáncer de mama. Ver artículo

La suiza Roche.

 

La nacional Elea.

 

La francesa Servier.

 

La norteamericana Abbott.

 

La norteamericana AstraZeneca.

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre