El gremio de los agentes de propaganda médica mantuvo hoy una nueva reunión con los representantes de las cámaras de laboratorios farmacéuticos.

En la sede de la CAEME se siguió discutiendo sobre el porcentaje de incremento salarial para el nuevo período paritario, para un acuerdo vencido al 31 de julio pasado.

Aunque los números difieren bastante: mientras el sindicato nucleado en la CTA de Micheli está solicitando un aumento del 33%, los laboratorios están ofreciendo un 22%.

Sin embargo, las cartas se van bajando de a una a una sobre la mesa, ya que además del guarismo salarial, el sindicato está reclamando una serie de beneficios adicionales.

Los laboratorios contrapropusieron entonces, que cada parte conceda en algún punto para arribar a un acuerdo que beneficie a unos y otros.

Mientras que los APMs solicitan beneficios tales como servicio de guardería materna-paterna; una semana adicional de vacaciones a las que legalmente corresponden; y antigüedad sin tope en el salario, -la misma se computa hasta los 15 años-, entre otros.

Del wing de los laboratorios exigen que los APM puedan ser supervisados, así como libre tránsito entre jurisdicciones. Esto último se debe a que un agente de propaganda médica está vedado de realizar su tarea fuera del límite de la provincia en la que está asentado. Ver artículo.

Las discusiones seguirán en la próxima reunión agendada para el miércoles 21 de agosto.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre