Puertas adentro de Purissimus se preguntan cuál será el futuro de la compañía, aunque no logran encontrar respuestas orientadoras.

Es que el laboratorio nacional que forma parte de la CAEME y que en el pasado hiciera foco en su pata de investigación y desarrollo, se encuentra autoinhibido desde hace un trimestre.

Es así que durante los últimos 90 días sus plantas de farma y hemoderivados ubicadas en Palermo –en Godoy Cruz y Juan Francisco Seguí- se encuentran impedidas de producir.

Esto es a raíz de que para evitar una sanción por parte de la ANMAT, autoinhibieron su central de pesadas y su planta de agua.

Por lo cual, según pudo saber Pharmabiz a estas horas no hay productos en stock de ninguna de las dos unidades de negocios.

Sin embargo, se cree que a fines de este mes la unidad de hemoderivados estaría funcionando nuevamente.

Y según pudo saber Pharmabiz la planta de farma necesitaría una inyección cercana a los u$s 4 millones para poder estar a la altura de las exigencias regulatorias.

Fuentes confiables aseguraron a Pharmabiz que hubo varios interesados en entrar en la compañía. En ese esquema una de las ofertas habría llegado de la mano del empresario Daniel Sielecki, quien se desprendiera el año pasado del laboratorio Phoenix.

El objetivo era ponerse al frente de la compañía, asentado en los fondos frescos que obtuvo por aquella operación.

Sin embargo, el presidente de Purissimus Raúl Fernández ha dijo que no a la vez que no ve con buenos ojos la entrada de terceros a fin de sacar adelante la compañía.

2 Comentarios

  1. La falta de productos es muy grande desde hace ya casi 2 meses y no dan mayor información del laboratorio. Excelente nota esclarecedora

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre