La suiza Roche advirtió sobre la escasez de Actemra, su producto para artritis el que se resignificó para tratar a pacientes hospitalizados con COVID-19 en estado grave o crítico. La empresa dice que la demanda para el medicamento se disparó a niveles sin precedentes. En la Argentina, sin embargo, y según pudo constatar Pharmabiz en el canal comercial, su aprovisionamiento es normal.

Actemra, el fármaco de Roche, se ubicó rápidamente a la vanguardia del tratamiento de pacientes con COVID-19. La contrapartida es sin embargo que esta super demanda «sin precedentes» le ha generado dificultades para el completo aprovisionamiento.

La última ola de hospitalizaciones, impulsada por la variante delta ha multiplicado las solicitudes de Actemra en las últimas dos semanas, en un 400% en comparación con los niveles pre-COVID, señaló Roche. Eso provocó una escasez mundial de un medicamento que originalmente estuvo indicado para la artritis reumatoide, los que podría exacerbarse en las próximas semanas o meses. Ver comunicado de Roche.

Los médicos han estado usando antinflamatorios como Actemra junto con corticosteroides en pacientes hospitalizados con COVID-19. Y aunque, el producto no está aprobado para el tratamiento de COVID-19 en ningún país, recibió recientemente la aprobación de uso de emergencia de la FDA y también ha sido recomendado por la OMS. Asimismo, esta semana, la EMA anunció que está evaluando el tratamiento. Ver Press Release de la EMA.

Roche, no tiene viales de 200 mg ni de 400 mg desde ayer lunes 16 de agosto en los Estados Unidos, y estima que se quedará sin viales de 80 mg para el final de la semana. Además advirtió que es posible que no tenga suficiente suministro para entregar los nuevos pedidos durante semanas si el virus continúa propagándose al ritmo actual. Ver Press Release Genentech.

La compañía, que en Argentina está capitaneada desde abril por la brasileña Lorice Scalise, afirma que sus equipos están “trabajando día y noche” para que Actemra esté disponible de la manera más rápida posible. La firma aseveró que su planta de fabricación más grande está dedicada exclusivamente a producir tratamientos para pacientes con COVID-19que en 2020, antes de que los datos sobre Actemra para COVID-19 estuvieran disponibles, aumentó su propia red de fabricación a la vez que contrató a “todos los fabricantes a gran escala disponibles en el mundo para transferir nuestras tecnologías y maximizar la producción.” Asimismo destacó que había decidido no defender sus patentes sobre el uso de Actemra en países de ingresos bajos y medios. El medicamento se fabrica centralmente en las plantas de Roche en Kaiseraugst, Suiza; en Chugai, Tokio y en Oceanside, Vacaville y Hilsboro, en Estados Unidos. En el país, el producto está sobre el escritorio de María Luccioni.

 

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre