Los nuevos «dueños» del laboratorio Roux Ocefa dejaron inoperativa la compañía. Le trasladan la responsabilidad a sus antiguos propietarios, y no le comunican a sus empleados la realidad sobre su status laboral.

El laboratorio nacional Roux Ocefa sigue inoperativo y en rojo, tras la «adquisición» por parte de la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales. Ver artículo.

Era cantado. Todas las compañías de envergadura que consideraron poner un pie en el negocio lo sabían de cabo a rabo. Era un laboratorio inviable, según explicaron a Pharmabiz, diferentes interlocutores que analizaron su posible compra.

Por eso sorprendió que la entidad, capitaneada por Carlos Villagra, se pusiera al frente de esta empresa deteriorada y que no tenía chances de futuro.

El personal quedó sin ningún soporte, tanto de ingresos como de cobertura. El último pago fue realizado a través del sistema de subsidios REPRO en el mes de julio. Ninguna de las plantas volvió a encender los motores.

Pharmabiz realizó un relevamiento de cuál es la situación actual a partir de la nueva gestión que se inauguró en abril, bajo la entidad que nuclea a las farmacias sindicales.

Este medio pudo saber que en ningún momento las dos plantas se pusieron operativas, a la vez que los empleados que seguían formando parte de Roux en carácter de «licenciados», sólo cobraron ingresos a través del sistema de subsidios REPRO.

Pero dicho flujo de fondos finalizó y desde el mes de julio, el personal quedó sin ningún soporte, tanto de ingresos como de cobertura.

Su principal fuente de ingresos era su planta de soluciones parenterales. Sin embargo, aunque quisieran reactivarla, ya quedó del todo caduca, en función de los nuevos parámetros que la ANMAT establecerá, basados en tecnología de sistema cerrado.

Al buscar las razones de esta situación, llegaron los argumentos de Villagra, quien afirmó en un documento público que la familia Roux había declarado deudas por $20 millones. Se excusa en que al momento sólo lograron percibir un 1% de dicho monto.

También se desligó al afirmar que las deudas en servicios básicos como gas, electricidad, y agua superan los $25 millones. Y detalló que la firma está pagando a la ANMAT certificados por una cifra cercana a los $700 mil.

Claro que, como si faltaran ingredientes, hay que sumar un dato de actualidad y que incide directamente en el negocio. Esto es en función de los nuevos parámetros para las plantas de soluciones parenterales que la ANMAT tiene en carpeta. El organismo exigirá que se sustituyan los sistemas abiertos por los sistemas cerrados en un corto plazo.

En este contexto, la vetusta planta de Roux quedará del todo fuera de juego. Aún si la firma quisiera reactivarla, la misma sólo se convertirá en un activo inmobiliario.

2 Comentarios

  1. la DROGUERÍA SOCIAL DE LA ASOCIACION DE FARMACIAS NO COMERCIALIZA PRODUCTOS DE ROUX OCEFA, NI CUENTA CON STOCK ALGUNO.

  2. Lo extraño es que de la droguería Social perteneciente a Villagra, aparecen productos del laboratorio Roux como si tuvieran stock de los mismos para hacerles pedido.
    Saludos

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre