El grupo Novartis, mediante Sandoz, completó la compra del negocio de penicilinas genéricas de la británica GSK, la que había dado a conocer a principios de año. El deal abarca los derechos para Zinnat, Zinacef y Fortum en más de 100 países. Son tres marcas que en el 2020 reportaron ventas conjuntas por u$s 140 millones en las plazas más relevantes.

La suiza Sandoz quiere consolidarse como un jugador de peso a nivel mundial en el wing de los antibióticos. En esta dirección, anunció que completó la compra del negocio de cefalosporínicos de la británica GSK, la que había sido acordada a comienzos de año. Ver Press Release.

La operación excluye los derechos en EEUU, Australia y Alemania sobre algunos de esos productos que GSK ya vendió anteriormente; y en IndiaPakistán, EgiptoJapón y China, donde serán retenidos por la compañía con sede en el Reino Unido. El deal contempla un desembolso de u$s 350 millones al cierre, más un pago por hitos adicionales de hasta u$s 150 millones. Ver artículo.

El CEO global de la suiza, Richard Saynor, dijo que “los antibióticos son la columna vertebral de los sistemas de salud modernos y un pilar central de nuestra oferta mundial”. Según el ejecutivo, las cefalosporinas se constituyen como el segmento de antibióticos más grande en términos de ventas globales. La adquisición de este negocio complementará el actual posicionamiento de la compañía como número uno en penicilinas genéricas.

De las tres marcas transferidas a Sandoz, la única que tiene presencia en la Argentina es Fortum, la que es comercializada por el nacional Elea a través de un acuerdo de licencia. Por su parte, Zinnat se comercializa en varios países de América Latina. El brazo argentino de Sandoz es conducido por Roberto Dormal.

Sandoz compra antibióticos de GSK

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre