El nacional Bagó apeló a gnomos de jardín para su nueva campaña publicitaria que impulsa a su analgésico Anaflex. El mensaje apunta a graficar los pequeños dolores cotidianos y a mostrar una alternativa de rápido alivio.

Una vez más, Anaflex sitúa su spot en el hogar. El año pasado, en plena pandemia de COVID-19, la marca adaptó su mensaje a la cuarentena, mostrando las molestias características que generan las tareas puertas adentro. Ver artículo.

En esta nueva campaña el analgésico del nacional Bagó se corre del racional «inflamación» para centrarse en el beneficio del diclofenac. Y para ello pone en primer plano un dolor cotidiano, el que le surge al protagonista mientras hace jardinería y los gnomos le golpetean su baja espalda.

El producto a base de diclofenac sódico es de venta libre y apunta a aliviar «el foco de dolor«. La marca, que está bajo el escritorio de Virginia Spitaleri se comercializa en tres presentaciones: en cápsulas blandas, en cápsulas blandas de rápida acción y en crema. En el segmento la etiqueta tiene enfrente a variadas presentaciones, casi todas de prescripción.

Anaflex de cuarentena, spots

 

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre