El laboratorio nacional Beta sigue su zaga de atrasos en sus pagos. Fue por esta razón que esta semana el sindicato de APMs realizó una nueva protesta reclamando por sus remuneraciones caídas. Según pudo saber Pharmabiz, los brasileños de Eurofarma estuvieron interesados en adquirir la compañía aunque las negociaciones dieron marcha atrás.

La retracción en el consumo, la devaluación de la moneda local y las altas tasas de financiamiento son los principales factores que señala el sector empresario a la hora de retratar el desempeño de las compañías y las marcas en esta Argentina pre-elecciones presidenciales.

Y es en este contexto que el laboratorio nacional Beta, se transforma en un fiel reflejo de esta coyuntura. Aunque según pudo saber Pharmabiz, la firma propiedad de la familia Zidar, viene atravesando desde hace rato un proceso de deterioro en el que resaltan sus ingentes pasivos.

La compañía tiene abultadas deudas con su personal y está pagando los sueldos con retrasos y en cuotas desde principios de año. De hecho en una carta interna enviada en febrero y a la que tuvo acceso Pharmabiz, el laboratorio consigna algunas de las razones que llevaron a la firma a esta situación. Ver carta abajo.

La empresa comenzó su deterioro económico en la década de los ’90 y desde hace rato presenta su negocio sobregirado. Su gran apuesta es conseguir un comprador, el que asuma también la gestión de sus dos plantas productivas.

Según argumenta la empresa, influyeron la coyuntura económica local, los aumentos en los costos de producción y financiamiento, así como la disminución de la demanda. La compañía afirma sin embargo que «estas variables son transitorias». Lo que se contradice con el tobogán económico que comenzó en la década del ’90 y con su intento de vender la empresa en diferentes períodos.

De hecho, y según pudo saber Pharmabiz, el laboratorio había avanzado en negociaciones firmes con los brasileños de Eurofarma durante este año. Aunque las tratativas dieron marcha atrás después de que Beta impusiera como requisito que el comprador asuma también la gestión de sus dos plantas productivas junto con el personal enrolado en FATSA.

Beta supo ser una empresa experta en diabetes y de hecho fabricaba su propia insulina, aunque cerró su planta santafesina en el año 2014. Más tarde, en el 2016, le vendió un paquete de marcas al nacional Savant, para intentar capear sus históricos problemas financieros. Ver artículo. Ver artículo.

Volver atrás.

Beta, chau a insulinas

Savant adquirió un pack de Beta

Un laboratorio nacional de la era dorada, con atrasos y más. #Laboratorios #Coyuntura #Economía #Salarios #Beta #Informe #Pharmabiz

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre