Una comitiva de funcionarios visitó el site que el laboratorio Biosidus tiene en la localidad bonaerense de Bernal, donde se invirtieron más de u$s 8 millones para incrementar su capacidad exportadora. Entre las autoridades participó Ariel Sujarchuk, secretario de Economía del Conocimiento de la Nación. Todo fue en el marco del acceso de la empresa a los beneficios de la Ley de Economía del Conocimiento.

La Ley de Economía del Conocimiento fue sancionada en el 2020 y se promulgó en octubre de ese año. Desde entonces, distintas empresas de rubros bien disímiles apuntaron a acceder a los beneficios que establece la normativa. Ver artículo Ley de Economía del Conocimiento.

Y en esta parte del 2022 Biosidus fue una de las firmas de salud humana en ser reconocida como actividad promovida en el segmento de la biotecnología. El documento de la ley 27.570 otorga beneficios tributarios, entre otras cuestiones, en pos de fomentar las exportaciones e inversiones productivas.

En ese marco, hoy, martes 16 de noviembre, la empresa que tiene como CEO al argentino Mariano de Elizalde recibió una comitiva de funcionarios en su planta ubicada en Bernal, en la Provincia de Buenos Aires. Entre las autoridades estuvieron Ariel Sujarchuk, secretario de Economía del Conocimiento de la Nación, y Mayra Mendoza, intendente de Quilmes. Por parte de la compañía el que actuó de anfitrión fue Guillermo Battolla, director de Recursos Humanos y Asuntos Corporativos, junto a Paula Olcese, la gerente de Producción.

Durante la jornada las autoridades recorrieron las instalaciones del site, el que está enfocado en producto terminado, donde se elabora todo el portfolio y se realiza el llenado de viales, jeringas, packaging, así como también liofilozado y ampollas de diluyentes. Entre los productos que se fabrican en este site se listan Amilix, indicado en adultos no elegibles para trasplante de células madre; Blastoferon, para el tratamiento de la esclerosis múltiple recurrente recidivante; Hemax, para la anemia; HHT Pen, para trastornos del crecimiento; y Neutromax, indicado para reducir la duración de la neutropenia en pacientes que reciben tratamiento con quimioterapia, entre otros.

Allí la empresa realizó inversiones por u$s 8 millones destinadas al aumento de la capacidad productiva y a la incorporación de nuevas tecnologías. También se  destinaron a la renovación de áreas comunes de oficinas y vestuarios. Además, el laboratorio tiene en gateras una nueva planta de ampollas de diluyente, un insumo clave para exportar los productos liofilizados y evitar la necesidad de la cadena de frío. Actualmente Biosidus exporta más del 70% de su producción. En tanto, la firma posee una planta de materias primas ubicada en el barrio porteño de Boedo.

De la visita participaron además, por parte del municipio, Mario Lozano, secretario de Desarrollo Económico; Paul Brian O’shanghnessy, subsecretario de Producción y Empleo; Agustina Mattera, directora de Desarrollo de las Pymes; Daniel Carceglia, director de Coordinación deL Sistema Científico y Tecnológico; Florencia Esteche, secretaria de Unidad Intendenta; y Natalia Otero. En tanto, en representación del equipo de la Secretaria de Economía del Conocimiento también asistieron Cinthia Hernández, directora de Generación de Nuevas Empresas de la Economía del Conocimiento; y María Florencia Iuale.

En paralelo, además de la Ley de Economía del Conocimiento, el sector Bio está encuadrado a su vez bajo otra medida específica que contempla ciertos beneficios fiscales para las empresas del rubro. Se trata de la ley 26.270, denominada Ley de Biotecnología Moderna, que fue prorrogada hasta el 2034 en septiembre. Ver artículo Biotecnología Moderna.

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre