La «especial» letra de los médicos conlleva un montón de problemas de prescripción, y eso es conocido.

Pero ahora la noticia es que el equívoco en las recetas no estuvo basado en la particular caligrafía de los profesionales de la salud, sino en el parecido de dos marcas de medicamentos.

Tanto fue así, que la propia FDA emitió un comunicado en el que advirtió a médicos y pacientes sobre la confusión entre el antidepresivo Brintellix y el anticoagulante Brilinta. Ver comunicado.

La similitud en las marcas hizo que muchos médicos les prescribieran a sus pacientes un medicamento incorrecto.

Brintellix es un producto fruto de la colaboración entre el danés Lundbeck y la japonesa Takeda y data de 2013. Ver artículo. Brilinta, pertenece a AstraZeneca y recibió el OK de la FDA en el año 2011. Ver artículo.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre