Ogari Pacheco, uno de los fundadores de la farmacéutica brasileña Cristália -que tiene presencia en la Argentina desde el 2011 cuando compró al laboratorio IMA– realizó un análisis acerca del impacto de la pandemia del COVID-19 en las ventas y en el rendimiento de la compañía. Todo en el marco de una entrevista brindada al medio Valor Económico.

El laboratorio brasileño Cristália fue uno de los grandes ganadores que dejó la pandemia del coronavirus en dicho país. Durante el 2020, sus ventas crecieron un 25% a unos R$ 3.000 millones (u$s 528.2 millones), según señaló su cofundador Ogari Pacheco al diario financiero local Valor Económico. Ver artículo

El disparador de esta mejora fue el suministro de anestésicos utilizados para el tratamiento del COVID-19 en el segmento hospitalario. Durante una entrevista con el matutino, el ejecutivo destacó que su laboratorio provee 24 de los 30 medicamentos contenidos en el protocolo de atención en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

En la Argentina el que está al frente de Cristália es Pablo García Santillán, quien recibió la herencia del laboratorio IMA que opera en el barrio de Colegiales. La empresa, que está enfocada en la venta al canal institucional, participa activamente en diferentes procesos licitatorios.

Como resultado, el canal hospitalario fue el que le devolvió el 80% de sus ingresos el año pasado. Pacheco subrayó que la empresa está invirtiendo R$ 73 millones (u$s 12.9 millones) para ampliar la capacidad de producción de su unidad de inyectables en Itapira, en el interior de San Pablo. Además, la farmacéutica contrató a 100 nuevos colaboradores para abastecer la mayor demanda.

En la nota, que lleva la firma de Ana Paula Machado, el cofundador resaltó que la compañía pudo dar respuesta en plena pandemia, antes de que finalizaran las obras de ampliación, en función de que mantenía un stock de medicamentos para al menos tres meses. “Esta es una filosofía de la empresa. Nos permitió atender a los hospitales en un primer momento y, en consecuencia, propició este crecimiento de ingresos”, remarcó.

Según el ejecutivo, hoy Cristália tiene una facturación de hasta dos meses, dependiendo del producto. “Para servir a todos, dividimos las entregas”, explicó. Además de la creciente demanda, Pacheco señaló que la falta de IFAs en el mercado mundial dificulta el mantenimiento del stock. La firma importa el 15% de la materia prima de los medicamentos para el COVID-19 desde India y China, mientras que el resto se fabrica en Brasil.

Pacheco agregó que Cristália está ampliando la elaboración nacional de IFAs. El año pasado, el volumen de insumos producido aumentó un 160%. “Debido a nuestra producción vertical, la dependencia de los productos importados es menor”. El objetivo es que todo este aumento de capacidad instalada se reasigne para otros medicamentos cuando la pandemia se haya enfriado.

En otro tramo de la entrevista, el ejecutivo consignó que las exportaciones también podrían reanudarse cuando la crisis sanitaria esté bajo control. El año pasado, las ventas al exterior de la empresa sumaron u$s 4.8 millones. Mientras que en 2019, el laboratorio había exportado u$s 7.8 millones.

Si bien la pandemia aceleró la producción para Cristália, por otro lado hizo que la empresa pospusiera el lanzamiento de productos en el mercado brasileño. Pacheco explicó que el laboratorio debe presentar este año un tratamiento para las lesiones agudas de la médula espinal. “Los estudios clínicos están terminados. Es innovador y no existe en el mercado mundial», dijo a Valor.

u$s 1 = R$ 5,68 (cotización 4/3/2021 – OANDA) 

Bolsonaro inauguró planta Cristália

Cristália adquiere Latinofarma

Cristália oficializó compra de IMA

El brasileño Cristália adquirió laboratorio IMA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre