En tiempos en que lo importado no pasa por su mejor momento, la nacional Millanel repasa su historia de la mano de su fundador Daniel Millán. Bajo la premisa «Hecho en San Martín«, la empresa describe su desempeño mediante un corto en el que se refleja su recorrido.

El universo de la cosmética está conformado por decenas de PyMES en la Argentina. Y  son pocas las que han logrado mantenerse a lo largo de los años.

Una de ella es Millanel una empresa que nació en el año 1982, comercializando unos pocos productos y como un emprendimiento personal de su dueño Daniel Millán. Pero el negocio se dio vuelta en la década del 90´, en un contexto en el que empezaban a trastabillar las importaciones.

Fue en ese momento difícil de la economía que «la falta de trabajo hizo que pusiéramos avisos en un diario diciendo que se podían revender fragancias«, detalla Millán. Y la demanda no se hizo esperar. En aquella época una fragancia valía $1,70 (u$s 1,7*) y se vendía a $3,40 (u$s 3,4*) al público. Eso implicaba, medio kilo de carne, y para muchos representó una forma de salvar las papas de la economía familiar.

El paso siguiente, según lo explica Millán fue generar un catálogo ya con los precios impresos. De allí en más, surge un presente en el que la empresa cuenta con cerca de 50 mil revendedoras. Detalla a su vez que tienen operativos 180 centros de distribución desde Tierra del Fuego hasta Misiones y que se fabrican 1.600 ítems, entre ellos: fragancias, labiales, esmaltes, sombras, delineadores, y cremas corporales.

En su planta ubicada en San Martín, provincia de Buenos Aires, se elaboran 1,5 millón de unidades por mes. También se manufacturan productos para terceros que son exportados a mercados como Chile, Brasil, Paraguay, y Uruguay.

*u$s 1 = $ 1 (Por ley de convertibilidad, vigente desde el 01/04/1991 al 06/01/2002)

Millanel invierte en planta

Millanel: habla el CEO, cosmética

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre