Llegó el calor y todo se hace evidente. Es el momento en que las mujeres salen en la búsqueda de los anticelulíticos. Las empresas conocen la fuerte estacionalidad de las ventas de productos y dan batalla.

Según las compañías, 98% de la facturación se da entre octubre-diciembre. Y según varios ejecutivos, que miran de reojo las planillas con la evolución de los números, el punto en que comienza la curva negativa es el instante mismo en que la mujer se animó a calzarse el traje de baño.

“Normalmente las campañas comenzaban el día después de las vacaciones de invierno y este año las ventas despegaron recién en octubre”, dijo a Infobae Aníbal Ratibel, de Ratibel Publicitario, que gerencia cuentas vinculadas con la estética. Los analistas coinciden en que la crisis achicó la temporada.

El laboratorio Temis Lostaló desde hace años tiene en su cartera a Centella Queen, con el que lidera la franja de fórmulas que se venden sólo en farmacias. Ahora amplió su línea y ofrece servicios complementarios. Este año crearon el club Centella Queen con el objetivo de fidelizar clientas. Por eso están cerrando alianzas para que las mujeres obtengan descuentos en gimnasios y casas de ropa deportiva. Baset ya dio el sí y se integró a esta movida que dispara toda su artillería publicitaria en las revistas femeninas. Además, se colaron en el programa Son Amores.

También hay productos para targets más sofisticados: L´Oréal tiene a Vichy, Lancome y Helena Rubinstein. Pierre Fabre da pelea con Elancyl. Además, compiten Roc de Johnson & Johnson y Lancaster de Coty. En este segmento, el precio promedia los $70, aunque marcas como Orlane rondan los 200 pesos. Esa es la veta que detectó Gel Pharma y sacó la marca body.secret. Con distribución exclusiva en farmacias apunta, a sacarles mercado a las marcas de alto precios. Es el mismo nicho que intentó ocupar Cellasene, de Italia, que ingresó en la Argentina en el 2000 de la mano del importador Cinetic Laboratories y ahora desapareció de escena.

Pura estética

Hay algunos centros que también dan batalla a las estrías. La italiana Figurella relanzó su sistema de franquicias en el que hay que invertir $80 mil para concretar una apertura. Se estima que un Figurella puede tener una facturación cercana a los $20.000 mensuales y un tratamiento ronda los 1.200 pesos.

“Los consumidores quieren sentirse bien, cuidar su salud y mejorar su estética sin realizar grandes esfuerzos ni soportar tratamientos agresivos”, afirmó Silvina Francisco, gerente de recursos humanos de Figurella. Por eso creen en las buenas perspectivas del negocio. La firma llegó al país hace cuatro años y ahora tiene centros propios en Capital y franquicias en Lanús, Escobar, Córdoba y Rosario. También está Bodywrap, que ofrece tratamientos que rondan los $900 y tiene 12 locales. Además, mantiene un acuerdo con el hotel Crown Plaza Panamericano por el cual sus clientes pueden utilizar el spa del hotel. En este segmento también compiten Timodella y Revitalskin.

Por Cristina Kroll

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre