Tras el vencimiento de la patente de Eliquis, de las estadounidenses Pfizer y BMS, y el surgimiento de Bexaban, del nacional Gador, un nuevo anticoagulante se suma a la competencia. Se trata de Praxant, el que lleva el sello del también local Elea.

El nacional Elea salió al ruedo con su nuevo anticoagulante oral Praxant. El producto forma parte de un nicho que factura anualmente en la Argentina $6.910 millones (u$s 43,3 millones) y representa un volumen de 804.9 mil unidades, según las auditorías que relevan las ventas en el canal farmacias.

Praxant, a base de apixabán, llega al mercado local tras la pérdida de la patente de Eliquis. Se trata de un desarrollo conjunto de las estadounidenses Pfizer y BMS, y cuyo registro en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial caducó el pasado mes de septiembre.

El anticoagulante, que es fabricado en la planta que Elea tiene operativa en Villa de Mayo, en el partido de Malvinas Argentinas, figura en dos presentaciones de 2,5 mg y de 5 mg. Según los vademecum oficiales, ambas versiones se comercializan en cajas de 60 comprimidos a $14.040 (u$s 88,03).

Praxant se sumó al portafolio de Cardiometabolismo de la firma propiedad de las familias Sigman, Sielecki y Gold. El mismo está bajo la responsabilidad de Roberto Veronesi y allí se enrolan también otros antitrombóticos como Remivox -rivaroxabán-; Dabidane -dabigatrán-; y Omatex -enoxaparina-.

Otro de los medicamentos que surgió en función de la pérdida de la patente de Eliquis fue Bexaban, del nacional Gador. Basado en edoxabán, consiste en una molécula de nueva generación sintetizada en la planta farmoquímica que el laboratorio tiene operativa en el Parque Industrial de Pilar. Ver Bexaban

u$s 1 = $159,48 (Cotización BCRA al lun 17/10/2022)

Eliquis: cae patente y surge Bexaban

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre