Unos meses después de actualizar su cartera de estimuladores de la médula espinal sin recarga, Abbott avanzó con su línea de dispositivos recargables. Anunció la aprobación y lanzamiento en EEUU de Eterna, el estimulador más chico en este línea hasta el momento.

Abbott dio a conocer el lanzamiento en EEUU de un nuevo dispositivo, Eterna, tras recibir el OK por parte de la FDA. La multi estadounidense describe el producto como su implante de estimulación de la médula espinal recargable más pequeño hasta el momento. Ver Press Release.

Pedro Malha, vicepresidente de la división de neuromodulación de Abbott, agregó en el comunicado que el implante también “brinda la terapia más prolongada entre cargas”. Cuando funciona con la configuración standard, el sistema requiere una recarga de una hora al mes o en sesiones de tres horas solo cinco veces al año. Tiene un cargador inalámbrico incluido, y los usuarios pueden realizar un seguimiento de la duración de la batería y el estado de carga mediante una aplicación móvil, aunque actualmente solo con dispositivos Apple 

Al igual que los otros sistemas de estimulación de la médula espinal, Eterna está diseñado para tratar los síntomas del dolor crónico. Se centra en un pequeño dispositivo que se implanta cerca de la médula espinal. A partir de ahí, los electrodos del dispositivo pueden emitir pulsos eléctricos destinados a interrumpir las señales de dolor que viajan a través del sistema nervioso hasta el cerebro.

Abbott adopta un enfoque diferente respecto del de sus competidores: en lugar de enviar un flujo constante de pulsos, que puede dar una sensación de hormigueo, sus modelos recientes, incluido Eterna, están equipados con lo que llama tecnología BurstDR de dosis baja. Esto espacia los pulsos para imitar el ritmo natural de los propios patrones de disparo del cerebro.

Según la compañía, un estudio directo mostró que alrededor del 87% de los pacientes prefieren estos pulsos periódicos más suaves. A su vez, en otro estudio, los pulsos de BurstDR proporcionaron una reducción del dolor un 23% mayor que otros neuroestimuladores.

Los estimuladores de la médula espinal recargables pueden tener precios más altos que sus contrapartes sin recarga, pero generalmente durarán más, reduciendo la cantidad de procedimientos quirúrgicos de reemplazo necesarios. También pueden ocupar menos espacio en el cuerpo, ya que pueden funcionar con una batería más pequeña.

Sin embargo, Abbott también aumentó recientemente sus opciones para la neuroestimulación sin recarga con el sistema Proclaim Plus, que fue aprobado por la FDA en agosto. Lo mismo puede permanecer implantado hasta 10 años sin necesidad de recarga o reemplazo gracias en gran parte a la operación menos frecuente y de baja dosis de BurstDR. Ver Press Release.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre