El norteamericano Merck compró al laboratorio Schering-Plough por u$s 41.000 millones a nivel global.

De esta manera, la filial local de –Merck Sharp & Dohme– estaría adquiriendo un renovado protagonismo, subiendo varios escalones en el ranking de facturación local. Ahora ocupa la posición número 21  según las estadísticas de facturación de IMS.

Merck Sharp & Dohme liderada por el argentino Federico Wintour cuenta con un equipo de 320 personas. Y aunque no dispone de planta de manufactura mantiene un laboratorio de control de calidad en Pilar.

Mientras tanto, Schering Plough, conducida por el portoriqueño Eduardo Cortés, tiene su propia planta de producción en Lomas del Mirador y un staff de aproximadamente 550 personas.

En las oficinas de Schering en Florida no terminan de sorprenderse. Sucede que el equipo local de Schering Plough no concluyó la integración del adquirido Organon -que fuera comprado en marzo de 2007-, y ahora tendrán que reorganizarse nuevamente para unirse a sus colegas norteamericanos de Merck Sharp & Dohme.

Merck Sharp & Dohme está concentrado en cardiometabolismo, enfermedades infecciones, oncología –un área bastante joven-, vacunas, salud respiratoria y salud de la mujer.

A su vez, Schering Plough está enfocado en cardiología, vías respiratorias y oncología –por lo que tendrán áreas de conflicto- y Organon está concentrado en fertilidad y ginecología.

Si bien oficialmente todavía no hay un panorama acerca del futuro de la estructura local, diferentes fuentes consultadas por este medio especulan con que habrá importantes reducciones de plantilla.

Entre las dos empresas estarían sumando un total de 870 personas.

1 Comentario

  1. ¿Importantes reducciones de plantillas?: «Merck plans to cut 15,000 jobs, mostly overseas, company executives said on Monday.»
    (The Next Pharma Buyouts, Forbes, lunes 9 de marzo 2009).

    «…15% of joint payroll to be cut…»

    ¿Porqué…mostly overseas?
    ¿No hay nadie que defienda a los de overseas sudacas, etc., etc.?
    Si fuesen salomónicos, Argentina como máximo debería resignar 130 puestos de trabajo. No más. Desde la época de Alfonsin presidente, Merck&Co no tiene planta aquí. Podrían hacer una «sinergia positiva» (la negativa da -130) y utilizar/adaptar la capacidad instalada.

    HACIENDO MEMORIA – HABÍA UNA VEZ TRES PLANTAS FARMACÉUTICAS Y MUCHOS APMs: Las oficinas de Florida de S-P, son la ex-planta y oficinas de UNIFA, laboratorio argentino engullido por S-P en 1980. El gobierno militar (la dictadura militar) y el Ministerio de Economía de Martínez de Hoz, aprobaron la compra con la condición de que S-P mantuviera los empleos durante dos años como mínimo. Eso quedó fijo y confidencial. S-P tuvo que hacer ofertas suculentas de retiros voluntarios. La gente buscaba trabajo afuera -teniendo trabajo- y cuando lo conseguía aceptaba el suculento retiro voluntario. ¡¡Que tal!! ¡¡Y eso que eran los milicos y el vampiro de Hoz!! Ninguno de los informados liberales económicos dijo nada sobre este intervencionismo asfixiante del estado sobre la iniciativa privada.
    Hoy, 2009, con crisis de empleo en puerta…el gobierno constitucional y de signo totalmente opuesto… ¿qué hara por los argentinos de MSD y Schering-Plough-Organon? Ahhhh. Yo también pienso lo mismo.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre