El sector minorista continúa rezagado. Según la CAME, en abril, las ventas cayeron un -3.8%. Por caso, el sector farmacias registró un retroceso del -3.1%, ubicándose entre los minoristas con declives más suaves.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa, CAME, reportó durante el mes de abril una caída en el volumen de ventas de los comercios minoristas del -3.8%, respecto al mismo mes del año pasado.

De acuerdo a lo publicado, ya van 16 meses consecutivos en que el consumo no crece. Según la entidad, «tampoco ayudó el financiamiento, porque si bien hubo más disponibilidad de 3 y 6 cuotas sin interés, muchos clientes quedaron con las tarjetas cargadas tras haber realizado operaciones importantes en un pago en febrero y marzo».

Durante el mes de abril, los mayores retrocesos estuvieron en los rubros joyerías y relojerías, con un derrumbe del -6,2%. Le siguió marroquinería, con una caída del -6,1%; y la categoría de electrodomésticos y artículos electrónicos, que descendió un -4,3%. En el caso del canal farmacia, el retroceso fue del -3,1%, ubicándose entre los minoristas con declives más suaves.

Ningún sector pudo evadir el enfriamiento de las compras, que en el primer cuatrimestre del año derraparon un -3.7%, en comparación a igual período del 2016.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre