La Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), convocó a un paro nacional para mañana martes 31 de marzo. Sin embargo, al reclamo inicial se le fueron sumando decenas de gremios que adhieren a la medida de fuerza.

Mirando hacia adentro de farma, el panorama se presenta diversificado.

La CGT liderada por Antonio Caló no suscribe a la medida, por esto, los operarios y el personal de planta nucleados en la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA), conducida por Carlos West Ocampo, no adherirá al paro.

Sin embargo, se sabe que por la total paralización del transporte público, los trabajadores de planta se las verán en figurillas para llegar a los sites de producción.

De hecho, desde la administración del Parque Industrial Pilar, ya avisaron que el Gremio de Camioneros dijo que estará presente en los accesos al Parque para impedir que circulen camiones y ómnibus. Advirtieron que si bien la policía estará presente para impedir que ocurran incidentes, no puede garantizar la libre circulación por los accesos al Parque.

De modo que mañana las plantas de Bayer, Richmond, Abbott (ex Recalcine); Gador, Sanofi Pasteur, Glenmark, la de control de calidad de MSD, las fábricas del nacional Sidus y de Casasco, la de tecnología médica de Fresenius Medical Care se verán obligadas a apagar los motores, por más que FATSA no sea un sindicato adepto a la medida. Ver artículo.

El sindicato de Camioneros también incide en el eslabón de la distribución en función de que su rama Logística pesa fuerte en algunas compañías del sector. Los choferes de las distribuidoras pertenecen a la Federación de Trabajadores Camioneros y Obreros del Transporte Automotor de Cargas, Logística y Servicios y por tanto no saldrán los repartos.

En las droguerías, en cambio, los trabajadores están enrolados en FATSA, un gremio que no adhiere. De todos modos, la ciudad se verá paralizada por los distintos piquetes que perjudicarán el movimiento de mercaderías.

Por último, los Agentes de Propaganda Médica (APMs), nucleados en la CTA de Pablo Micheli, adhieren a la medida de fuerza y ya dijeron que se suman al reclamo, que tiene como bandera central el reclamo de cambios en el impuesto a las ganancias.

En el eslabón minorista, la Federación Nacional de Empleados de Farmacias (FENAEMFA), liderada por Víctor Carricarte, no se sumará al paro, siguiendo a Caló. Tampoco adhieren sus pares de FATFA, el sindicato de empleados de farmacia conducido por Roque Garzón, y que forma parte de laCGT de Caló.

 

sindicatos

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre