Con más del 98% de las mesas escrutadas a nivel nacional, el mapa electoral se actualiza con el triunfo de Juntos por el Cambio en 15 provincias. En tanto, el Frente de Todos sacó ventaja en siete, quedando Neuquén y Río Negro en manos de partidos provinciales. El país se tiñe de amarillo.

Las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias -PASO- celebradas ayer domingo 12 de septiembre en todo el país impusieron como principal ganador a la coalición Juntos por el Cambio. Así, y con el 98% de las mesas escrutadas al momento, ya se delineó un nuevo panorama de cara a definir a los precandidatos para la votación general de noviembre.

La derrota del Frente de Todos tiene muchos padres, a diferencia de la victoria de Juntos que tiene un solo dueño, Horacio Rodríguez Larreta, el estratega de las candidaturas triunfantes tanto en la provincia de Buenos Aires como en la Ciudad Autónoma.

Si estos guarismos se repiten en las elecciones del domingo 14 de noviembre, la coalición gobernante a nivel nacional perdería seis senadores. Por lo cual se quedaría sin quorum propio, mientras que Juntos ganaría cinco, lo que obligaría a negociar cualquier proyecto que se trate en la cámara alta.

Asimismo, la pretensión del oficialismo de llegar a la mayoría en diputados también quedaría archivada, considerando que la diferencia respecto a las elecciones de 2019 se ubica entre 13 y 20 puntos menos en la comparativa con los candidatos de Juntos, según los distritos que se analicen.

A la hora de pensar en las causas del voto castigo contra el gobierno se pueden desglosar varios temas: inflación, desempleo, la disputa por la educación presencial, los errores del gobierno relativos a lo que se dio a llamar el «Vacunatorio VIP» y los festejos en la Quinta de Olivos durante la pandemia. Tal vez ninguno de estos ítems por separado sea el responsable, pero pensar en su sumatoria seguro nos puede dar una aproximación a la respuesta correcta.

Por otro lado, se espera una respuesta positiva de los mercados, que sostenga un tímido aumento del índice Merval y de los bonos, lo que ya se vio la semana pasada y que puede aportar cierta estabilidad respecto del dólar blue. Las novedades económicas de la semana estarán condicionadas por los resultados de ayer domingo: el ministro de economía, Martín Guzmán, presentará en el Congreso Nacional el presupuesto para el 2022 y están pendientes definiciones sobre el rumbo de las negociaciones del acuerdo con el FMI.

Con los datos de la derrota confirmados, en el bunker del Frente de Todos subieron al escenario los principales candidatos y los líderes políticos de la alianza gobernante. El que tomó la palabra fue Alberto Fernández, que después de reconocer el traspié electoral afirmó “evidentemente hay errores que hemos cometido”. Después de saludar a los ganadores sostuvo que “nada es más importante que escuchar al pueblo, cuando el pueblo se expresa es un dato que tomamos muy en serio, muy en cuenta”.

La campaña acaba de empezar”, arengaba el presidente tratando de trasmitir algo de mística a sus militantes para lo que parece ser una empresa muy difícil: dar vuelta los resultados en poco más de 2 meses.

La mala noticia para el gobierno pasa por el comportamiento de los votos que se agregan históricamente en las elecciones posteriores a las PASO. Son aproximadamente 20 puntos, entre los que no votaron en las primarias más los votos de los partidos que se quedan en el camino por no llegar al piso del 1,5% del padrón, que según marcan las estadísticas se suman mayoritariamente a la oposición kirchnerista.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre