La tasa de ocupación de camas de terapia intensiva está cerca de su nivel de saturación. Y es en este contexto, que el Estado Nacional y la cámara de genéricos CAPGEN; la que nuclea a las droguerías ADEM; y la de prestadores de salud FAPS se sentaron en una misma mesa. Fue para un acuerdo de precios máximos aplicables a cinco medicamentos usados en internación por COVID-19.

Autoridades de Gobierno firmaron ayer un acta compromiso, a fin de regular el precio de ciertos medicamentos. Los que dejaron su rúbrica fueron la ministra de Salud Carla Vizzotti; la jefe de Gabinete del Ministerio de Salud, Sonia Tarragona; y el subsecretario de Medicamentos e Información Estratégica, Gastón Morán. También el subsecretario de Políticas para el Mercado Interno de la Secretaría de Comercio Interior, Matías Ginsberg; y la secretaria general de administración y secretario general técnico médico, del PAMI, María Alejandra Scarano y Eduardo Pérez.

Por parte del sector privado, participaron la representante de la Cámara Argentina de Productores de Medicamentos Genéricos y de uso Hospitalario (CAPGEN), Alejandrina Arauz; el director ejecutivo de la Asociación de Distribuidores de Especialidades Medicinales (ADEM), Oscar Aulicino, y en representación de la Federación Argentina de Prestadores de Salud (FAPS), Mario Lugones y Jorge Cherro. Ver comunicado.

La iniciativa, que había sido lanzada en noviembre pasado y con vigencia hasta abril de este 2021, le fija un precio máximo de referencia a un conjunto de cinco drogas inyectables, utilizadas para el manejo de la sedación, la analgesia y la relajación muscular en terapia intensiva. Ver artículo.

Estos medicamentos son fabricados por empresas mayormente enfocadas en genéricos. Por caso alcanza a los laboratorios nacionales Gobbi Novag; Denver Farma; Fabra; Cassará; Lafedar; Souberian-Chobet y a los extranjeros Abbott, -que opera con su negocio de Productos Establecidos-; y a GSK.

Esto se da en el marco de la mesa intersectorial para el abordaje de medicamentos de terapia intensiva, que viene llevando adelante la cartera sanitaria nacional desde el año pasado. En ese sentido, se definió sostener reuniones semanales, para monitorear y garantizar la provisión de los productos tanto a las jurisdicciones como a los establecimientos que así lo requieran.

A su vez, el acta de esta semana le da continuidad al Decreto 243/2021, a través del cual se incluye a estos medicamentos en el listado de insumos críticos que requieren permiso de exportación para la comercialización fuera de la Argentina. Ver decreto 243.

Quedan enroladas en esta medida las siguientes drogasatracurio (50 mg a $605 – u$s 6,13), bromuro de pancuronio (4 mg a $205 – u$s 2,07), fentanilo (0,25 mg a $320– u$s 3,24), midazolam (15 mg a $425– u$s 4,3) y propofol (200 mg a $710 – u$s 7,19). En esta nueva etapa, se registran subas en los precios que van desde el 18% hasta el 63%.

Según el relevamiento realizado por Pharmabiz, la norteamericana Abbott es la única que comercializa productos en todos los renglones que refiere la resolución. Los mismos se fabrican en su planta porteña de Pompeya, la única que al momento le queda en pie de las heredadas desde el grupo chileno Recalcine tras su compra en el año 2014.

u$s 1 = $98,63 (Cotización BCRA – 22/04/2021 a las 15 horas)

Estado fija precios de medicamentos, COVID-19

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre