Como era de esperar, los cambios que introdujo desde el miércoles de la semana pasada la Superintendencia de Servicios de Salud en el negocio de medicina prepaga, empezaron a despertar fuertes críticas. El presidente de la Unión Argentina de Salud (UAS), Claudio Belocopitt, cuestionó el tope a los aumentos mensuales de los planes de cobertura y el nuevo sistema de copagos.

Apenas transcurrió una semana desde la implementación de los cambios, y ya desde el wing de las prepagas empezaron a arreciar las voces disonantes. El titular de Swiss Medical Group y número uno de la Unión Argentina de Salud (UAS), Claudio Belocopitt, criticó los cambios que introdujo el Gobierno nacional para las prestaciones.

Según un artículo publicado por Infobae, las empresas de medicina privada cuestionan principalmente la introducción de una nueva fórmula que limita el ritmo de incrementos mensuales que pueden tener los planes de cobertura y, en simultáneo, la obligación de ofrecer a los usuarios un abono con un precio al menos un 25% más barato que el plan más económico que tenga en su cartera. Ver Infobae.

La nota, que lleva la firma de Mariano Boettner, señala que desde la UAS advirtieron que las compañías del sector realizarán sus propios controles para corroborar que, quienes quieran contar con la bonificación en el valor de su cobertura, «no falseen o subdeclaren» las declaraciones de ingresos.

Belocopitt adelantó que desde el sector utilizarán todos los medios existentes, como el Nosis o el Veraz, para llevar a cabo sus propias revisiones. El titular de la UAS admitió que el otorgamiento de este esquema bonificado tiene un impacto económico muy contundente. «Hay que evitar fraudes en declaraciones juradas», declaró.

Para el timonel de Swiss Medical, la falsificación de las declaraciones juradas puede considerarse como causa de rescisión de contrato. También mencionó como alternativa la posibilidad de que las empresas del sector apliquen multas.

Desde la UAS también critican la obligación que estableció la Superintendencia de Salud de que las empresas ofrezcan un plan de cobertura con copagos al menos un 25% inferior al más barato que tuvieran en su servicio. «Las prestaciones serán las mismas pero no idénticas, ya que algunos prestadores pondrían no estar incluidos«, explicó su presidente.

El contrapunto surgió la semana pasada cuando la Superintendencia de Servicios de Salud emitió una resolución que dispuso que las entidades de medicina prepaga deberán ofrecer en forma obligatoria a sus usuarios, a partir del 1° de enero de 2023idénticos planes de cobertura al que posean en la actualidad sin copagos, con la inclusión de copagos sobre las prestaciones de primer y segundo nivel, a un precio de, como mínimo, un 25% menor al citado plan. Ver Copagos: la Super aplica topes, prepagas

Por otro lado, fijó un tope máximo, a partir del 1° de febrero de 2023 y por el plazo de 18 meses, a los incrementos autorizados del valor de las cuotas de los contratos de medicina prepaga que deban pagar los titulares contratantes que posean ingresos netos inferiores a seis Salarios Mínimos, Vitales y Móviles, del 90% del Índice de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) del mes inmediato anterior publicado.

Copagos: la Super aplica topes, prepagas

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre