La británica GSK entró en el Récord Guinness con su marca de pastas dentales Sensodyne.

Lo hizo creando el diente más grande del mundo, al que colocó en la plaza Aotea de Auckland, capital de Nueva Zelanda.

La escultura gigante fue inaugurada el 4 de febrero y es 450 veces más grande que un diente humano normal.

Sensodyne

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre