A los alemanes de Stada le vendieron espejitos de colores en el 2015. Pero no pasó mucho tiempo para que la empresa tomara nota de las bajas posibilidades de ser exitoso en el mercado de genéricos local. Ahora la firma europea levantó campamento y se retiró de la Argentina.

El mercado de los genéricos en la Argentina es esmirriado y extremadamente austero. Por eso, sorprendió a fines del 2015 la compra de un laboratorio de genéricos argentino por parte de los alemanes de Stada.

De modo, para los que conocen el paño, la venta durante esta cuarentena del labortorio Vannier a empresarios locales era un desenlace anunciado. Aunque en este caso, el desembolso dista mucho de los u$s 13 millones que entregaron los europeos a la familia Mosner cuando el dólar estaba a $9.75 . Ver artículo.

Y otra gran diferencia con aquel momento es que esta vez la compañía está eligiendo hacer mutis por el foro al salir de la Argentina sin dar ningún comunicado oficial. En el 2015, en cambio, había emitido un press release con prolijidad alemana, el que se disparó desde su casa matriz y en donde figuraba el detalle de la transacción. Ahora por el contrario se limitó a compartir un email interno al que pudo acceder Pharmabiz, en el que el VP de Mercados Emergentes, Carsten Cron, avisa que la corporación da un paso al costado de Argentina. Ver carta

En plena cuarentena, el laboratorio que está enrolado en la CAPGEN y que reparte sus ventas en el retail y en el sector hospitalario está cambiando de gestión y de mando. Stada se suma a la lista de internacionales de genéricos que tuvieron que pegar la vuelta. Otro caso fue el de la canadiense Apotex.

Por lo cual, los cerca de 100 empleados -la mayoría personal de manufactura- ya está en autos acerca de que el nuevo dueño es el Grupo Briut, que recientemente levantó una planta de soluciones parenterales en el Parque Industrial de Hudson. Ver artículo

Mediante esta operación, la empresa está sumando una planta de elaboración de comprimidos básicos y comprimidos recubiertos en el barrio porteño de Barracas, a la que los alemanes pusieron en valor el año pasado, tras una inyección de u$s 2 millones. En paralelo, la sede administrativa está en Retiro. Ver sitio.

La empresa que forma parte de la cámara de genéricos CAPGEN tiene sus ventas repartidas en dos partes. El 60% se comercializa en el eslabón del retail y el 40% son ventas institucionales. Así la firma que tiene un portafolio de 80 monodrogas ahora estará en el ruedo bajo una nueva gestión que entra en plena explosión del coronavirus y en la era marcada por el home office.

Según pudo saber Pharmabiz, los germanos estaban buscando un candidato desde hace rato, para un negocio que consideraban que «regalado salía caro«. Esto principalmente porque nunca lograron hacer pie en un mercado que les resultó extremadamente cambiante. También pesó el hecho de que corrieran su prioridad de Latinoamérica para enfocarse en Europa del Este.

Esto quedó plasmado en los cuatro años que duró la gestión de Stada, en la que se registró una alta rotación de gerentes generales en el organigrama de Vannier. El que estrenó el mando en junio de 2016 fue el argentino Patricio Giralt, quien en diciembre del año siguiente fue reemplazado por el ex B.I. Andrew Newland. Más tarde llegaría Rodrigo Román enviado desde Europa, como cabeza para LATAM y Argentina.

Ver versión en inglés

Volver atrás

El alemán Stada compró a Vannier

Vannier con nuevo dueño, global

Stada crece 8%, ¿Y Argentina?

Un laboratorio alemán pega la vuelta. Bye a Argentina. #Stada #Genéricos #Vannier #Laboratorios #CAPGEN

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre