Sanofi hizo punta con su vacuna contra el dengue, Dengvaxia. Pero a poco de su lanzamiento se enfrentó con un duro revés por su desempeño. Así se abre una gran ventana para la japonesa Takeda que tiene la suya propia en desarrollo y que ya montó una planta específica para su manufactura.

La japonesa Takeda cortó cintas. Fue en Alemania donde esta semana la multi inauguró una nueva planta de manufactura en el site que tiene en Singen. Ver press release.

La misma implicó una inversión de más de € 130 millones y estará enfocada en la vacuna que la compañía está desarrollando contra el dengue. Se trata de un mercado poco desarrollado y en el que resaltó la controversia en torno a Dengvaxia, la vacuna de Sanofi que finalmente no fue aprobada por la FDA. Ver artículo.

Según lo comunicado, en la unidad productiva que empleará a cerca de 200 personas, Takeda realizará la formulación, llenado, acabado y empaque secundario del potencial producto que actualmente se encuentra en fase 3.

La corporación había iniciado la construcción de esta nueva planta a fines de 2016, y ahora tres años más tarde detalló que ya está lista para encender los motores de la línea de packaging. Así el objetivo es lanzar la producción de punta a punta en cuanto la vacuna obtenga la correspondiente aprobación regulatoria.

Además de esta vacuna contra el dengue, la que podría salir al mercado cerca del 2022, la multi también tiene en carpeta el desarrollo de otras indicadas para zika y chikungunya. Ver artículo. Ver artículo.

Takeda: otra por la carrera del zika

Takeda: otra que batalla en dengue

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre