El anunciado retorno del turismo de países no limítrofes a partir del 1° de noviembre genera expectativas moderadas para las cadenas de farma y perfumerías ubicadas en el microcentro. Mientras el regreso a las oficinas todavía no volvió al 100%, el consumo por parte de los extranjeros podría, gradualmente, traer cierto  alivio.

La city porteña sigue sin ser lo que era, a pesar de la flexibilización de casi todas las medidas por la pandemia del COVID-19. Con menos tránsito de oficinistas, los comercios del microcentro esperan una reconversión de la zona para recuperarse.

Mientras tanto, el próximo lunes 1 de noviembre abre una puerta para los jugadores que registran más de un año y medio de caída en sus ventas. Es que la Argentina admitirá el ingreso para los turistas de países no limítrofes, que por lo general tienen un mayor poder adquisitivo y un promedio de gastos más alto según las estadísticas. Ver decreto 678/2021.

Sin embargo, el sector minorista de farma es cauteloso, ya que no se anticipan cambios relevantes en la demanda en el corto plazo. Es que más allá del inobjetable atractivo cambiario que hoy ofrece el país, hay algunos temas estructurales de la economía que se deben solucionar previamente. Según fuentes consultadas por Pharmabiz, sí podría verse un mayor consumo en los locales ubicados en centros comerciales con una alta afluencia de extranjeros, como el Patio Bullrich y las Galerías Pacífico, por ejemplo. De hecho, según informan diferentes interlocutores, ya se percibe un incremento en la presencia de turistas que llegan desde Brasil, Bolivia y Paraguay y a los que la compra de fragancias importadas les parece una bicoca.

Así, el escenario de recuperación recién podría notarse a partir de marzo, con un verano en el que los volúmenes vendidos no registrarán los números de temporadas anteriores, de acuerdo a lo estimado por compañías del segmento. Esto se debe a que además del turismo internacional, se espera que algunas oficinas -de las que no abandonaron el microcentro, ya que se vio un éxodo hacia otros barrios porteños y del Gran Buenos Aires– vuelvan progresivamente a un esquema de trabajo presencial o, al menos mixto. De todas maneras, los retailers estiman un repunte de solo el 50%.

Los alrededores de Plaza de Mayo, la zona de Tribunales, El Bajo, la avenida Corrientes y la peatonal Florida fueron los que más sintieron los efectos del aislamiento y el distanciamiento por el coronavirus. Ante el drástico derrumbe de la actividad y el movimiento fueron varias las farmacias que decidieron cerrar algunos de sus locales más emblemáticos del micro y macrocentro. Ver artículo OpenFarma: otro cierre en el microcentro.

OpenFarma: otro cierre en el microcentro

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre