La repentina salida del ministro de Economía, Martín Guzmán, el fin de semana tuvo un rebote directo sobre el mercado y el circuito comercial. Se informa en los distintos medios sobre la cuasi paralización de algunos rubros, así como de una estampida de los precios.

Previo a prestar juramento, la ministra de Economía, Silvina Batakis se reunió con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce. En vista a sentar bases la capacidad del BCRA para acumular reservas, las últimas restricciones a las importaciones y la estabilidad del mercado cambiario los funcionarios analizaron el escenario macroeconómico y financiero y coincidieron en la necesidad de avanzar en la profundización del desarrollo del mercado de capitales. Ver artículo Clarín.

Mientras tanto, el impacto de los cambios en Economía se hizo sentir en el circuito comercial. Desde la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires señalaron que hay varios rubros, como el de la electrónica, que hoy no tenían precios desde las listas de proveedores. El titular de la federación Fabián Castillo, indicó: «No hay precios porque se está esperando a ver qué pasa». La periodista Ximena Casas  de Infobae describió que hay varios rubros como el de la construcción, el calzado y la gastronomía que hoy mantuvieron las persianas bajas en las primeras horas de la mañana hasta tener en claro cómo proseguir frente a la situación económica actual. Ver artículo Infobae.

En sintonía, María Julieta Rumi indicó en La Nación que la incertidumbre por la suba del dólar también llevó a los grandes mayoristas de alimentos y bebidas a suspender la toma de pedidos a la espera de tener un panorama más claro de lo que puede pasar. En tanto, la Cámara de Shopping Centers informó que se vendió un 35% más de electrodomésticos que el domingo anterior. El crecimiento fue sostenido en todos los centros comerciales del país. Fabián Tarrío, director de Comercio de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), opinó que “evidentemente la gente se preocupó por adquirir algún bien durable”. Ver artículo La Nación.

Y como si no faltaran condimentos, el precio de los alquileres se fue por las nubes. La nueva ley de alquileres, sancionada en el 2020, está próxima a cumplir su segundo año de vigencia, lo que implica que los inquilinos que deban renovar sus contratos este mes enfrentarán su primera o su segunda actualización de precios. Martín Grosz, en el diario Clarín, señala que este mecanismo, caracterizado por renovaciones anuales, viene imponiendo subas impactantes. Ver artículo Clarín.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre