Una vez más, como en todo el mes de julio, el dólar y la inflación fueron los principales temas en los medios nacionales. La fuerte devaluación de los últimos días profundizó los faltantes en las góndolas, mientras el gobierno define el rumbo a seguir. En paralelo, ante la pérdida del poder adquisitivo, los argentinos se vuelcan al consumo, con actividades de ocio a la cabeza.

La escalada del dólar tiene una repercusión directa en las góndolas. En La Nación, Alfredo Sainz consignó que, en las últimas horas, se multiplicaron las preocupaciones de toda la cadena comercial debido a que se encuentran con nuevos problemas como: los quiebres de stock; las entregas suspendidas; o cambios en las condiciones de venta. En los comercios sostienen que los faltantes se están generalizando a cada vez más productos, desde el aceite hasta gelatinas, mermeladas, café o saquitos de té. Ver artículo La Nación.

En relación con el mercado cambiario, el dólar blue, pese a su escaso volumen de operaciones, le marcó el ritmo político a esta semana. En Página 12, Raúl Dellatorre mencionó que este viernes alcanzó un valor record de $350 cerca del mediodía, pasando, luego, a los $338, valor que se mantuvo hasta el cierre. Esto significa que se encuentra $45 más arriba que la semana pasada. Debido a este panorama, el presidente Alberto Fernández se reunió con la ministra de Economía, Silvina Batakis, y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, fuera de agenda y con la necesidad de evaluar la situación. No hubo anuncios ni información oficial, pero se sabe que se repasaron los pasos dados hasta ahora y la situación en torno al tema cambiario. Ver artículo Página 12.

En sintonía, se adelanta que el kilo de pan aumentará alrededor de un 10% y podría llegar hasta los $400 (u$s 2,92). En IProfesional se detalló que esto sucederá a raíz del incremento en los valores de la harina y de los insumos necesarios para su elaboración. Así lo anticipó la Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires, quien aseguró que no está recibiendo los productos a precios subsidiados, como lo contempla el Fondo Estabilizador del Trigo Argentino. Los dirigentes explicaron que, como consecuencia, no tienen otra alternativa que trasladar sus mayores costos al mostrador. Ver artículo IProfesional. 

Y el panorama no se perfila nada halagüeño, de cara al próximo indicador de precios que saldrá a la luz a mediados de agosto. Según las consultoras privadas, se estima un porcentaje por encima del 7% e incluso cercano al 8%. En Infobae, Ximena Casas señaló que, en las últimas semanas, la falta de previsión sobre los costos de reposición influyó en aumentos preventivos de precios que se verán reflejados parcialmente en el índice de este mes. La incertidumbre sobre el rumbo económico luego de la salida del Gobierno del ex ministro Martín Guzmán, el cepo a las divisas disponibles para el pago de importaciones y la disparada de los dólares alternativos al oficial regulado pusieron un alto piso a las proyecciones sobre cómo cerrará la inflación de este julio recargado. Ver artículo Infobae. 

Como contracara, el nivel de actividad en el rubro de la gastronomía se presenta híper activo. En un artículo de Clarín, Fernando Moiguer resaltó que, cualquier población, resuelta las necesidades básicas, aspira a consumir en: viajes, movilidad y vivienda. Hoy esos tres consumos son en dólares y cada vez más inaccesibles y es a raíz de ello que, actualmente, los gastos se destinan a las actividades de ocio y recreación. Desde ahí, se explica que los bares y restaurantes estén llenos. Ver artículo Clarín.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre