La FDA no para de dar el visto bueno a nuevos productos, sobre todo oncológicos. Ahora el regulador norteamericano aprobó Inqovi, de la japonesa Otsuka Pharmaceutical.

Un nuevo oncológico obtuvo el aval en este segundo semestre del 2020, luego de que la FDA estuviera muy activa en la primera mitad del año. Ver Press Release.

La agencia regulatoria norteamericana aprobó Inqovi, un medicamento del laboratorio con sede en California Astex Pharmaceuticals, que se constituye en una subsidiario de la japonesa Otsuka Pharmaceutical.

El producto que combina decitabina y cedazuridina está indicado para el tratamiento de adultos con síndrome mielodisplásico y leucemia mielomonocítica crónica.

Inqovi recibió la designación de medicamento huérfano y fue respaldado bajo revisión prioritaria. Se trata de una alternativa en formato de tabletas que se enfrenta a otras terapias de decitabina intravenosas, como Dacogen, de la norteamericana Janssen.

El laboratorio está desarrollando junto a partners nuevos productos. Tiene en gateras otro oncológico, en fase III, junto a la británica AstraZeneca; también un medicamento de múltiples usos en fase I de la mano de GlaxoSmithKline; a la vez que ya tiene aprobados Balversa, con Janssen; y Kisqali, con la suiza Novartis. Ver artículo.  Ver artículo.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre