La alemana Linde y la norteamericana Praxair, gigantes del negocio de gases industriales, están vendiendo activos para salvar la fusión entre iguales que acordaron en 2016 y que aún no recibió el OK en los Estados Unidos.

Las gigantes del negocio de gases industriales, la alemana Linde y la norteamericana Praxair, están avanzando con la venta de varios activos para salvar el merger que aún no recibió la aprobación antimonopolio en los Estados Unidos.

De acuerdo a la agencia de noticias Reuters, Linde está por desprenderse de algunas plantas y depósitos a manos de un consorcio conformado por Messer Group y CVC Capital Partners, por cerca de u$s 200 millones. Ver artículo.

Asimismo, la firma alemana deberá vender sus instalaciones ubicadas en La Porte, Texas. Aunque la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos le otorgó más tiempo para esta transacción, que se concretaría en una etapa posterior. En tanto, Praxair ya acordó que su negocio europeo de gases pasará a manos de su rival japonés Taiyo Nippon Sanso.

Linde y Praxair habían sellado una fusión entre iguales por cerca de u$s 83 mil millones en diciembre de 2016 con el objetivo de crear un líder global en el campo de los gases industriales, por delante de la francesa Air Liquide, que también se había fortalecido con la adquisición de su rival Airgas. Ver artículo.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre