La continuidad del modelo de farmacias populares en Brasil está en duda. Los costos administrativos para el mantenimiento de la red son muy altos. Crearán una comisión para evaluar la viabilidad del programa.

El modelo de farmacias populares fue un éxito en Brasil. Sin embargo, ahora estarían perdiendo protagonismo.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Secretarías Municipales de Salud, CONASEMS, a partir de mayo el programa podría dejar de tener unidades propias. La razón, según publica el periódico brasileño A Tribuna, es la inviabilidad financiera para mantener las instalaciones. Ver artículo.

«Hay una gran dificultad en el manejo de estos establecimientos ya que se trata de una inversión muy alta para un bajo volumen de ventas«, explicó el asesor técnico del consejo, Elton da Silva Chaves.

En una reunión entre el consejo y funcionarios municipales de Salud se acordó que el dinero destinado a la red de farmacias populares, R$ 100 millones (u$s 31,9 millones), seguirá llegando a los municipios pero cada uno de ellos puede optar por mantener las unidades.

En tanto, el Ministerio de Salud señaló en un comunicado que «el análisis es que los costos administrativos para el mantenimiento de la propia red de farmacias alcanza el 80%. Es decir, sólo R$ 18 millones (u$s 5.7 millones) estaban siendo utilizados para la compra y distribución de medicamentos».

Además, informó que «se creará una comisión entre el Consejo Municipal de Salud y el Departamento de Salud para evaluar la viabilidad del programa

1 u$s = R$ 3,13

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre